Las negociaciones del TLCAN 2.0 se encuentran en el último tramo que podría encaminarse a un cierre para la próxima semana, pues existen señales de que el gobierno de Donald Trump se flexibilizaría en los temas tóxicos que frenan, pero basta de “voluntad política” para que sea fácil de mover, sostuvo Moisés Kalach, coordinador del Consejo Consultivo de Negociaciones Estratégicas para el TLCAN del Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

Este martes se reunirán —nuevamente— los ministros de México, Canadá y Estados Unidos en Washington para definir los capítulos álgidos, incluso, comentó que hasta se podría recurrir a los acuerdos entre los tres presidentes de los países para concluir la negociación.

El Cuarto de Junto de la Iniciativa Privada (IP) reforzó su grupo de negociadores y alrededor de 200 empresarios viajaron a Washington —este fin de semana— para acelerar el cierre de capítulos, por lo que confió que en las siguientes dos semanas pueda haber un acuerdo. Aunque no es oficial, se habla de que el tema de temporalidad agrícola podría bajarse y en reglas de origen se avanza a nivel técnico. Mientras, la cláusula de sunset sigue en la mesa, pero la postura de la Iniciativa Privada de México y la de Estados Unidos es que esa línea roja no tiene por qué estar en un TLC de largo plazo y que tiene la clara intención de quitar el atractivo de México. “No lo podemos aceptar”, estableció Kalach en una entrevista.

“Me parece que estamos a un par de semanas (de cerrar la negociación), aunque esas cosas pueden suceder en cualquier momento. Hemos dicho que es un tema de voluntades”, dijo.

A raíz de las sesiones permanentes en EU, se encontraba un grupo de 40 negociadores, ahora creció el número para avanzar lo más que se pueda, tenemos el Cuarto de Junto permanente, por lo menos con unos 150 o 200 representantes de las cámaras empresariales y vamos a estar de fijo ahí.

El coordinador del Consejo Consultivo de Negociaciones Estratégicas para el TLCAN recordó que las negociaciones a nivel técnico de las dos semanas pasadas han sido intensas, porque se tratan los temas más controversiales, pero dentro de ellos un par son técnicos, como reglas de origen que necesitan soporte especializado técnico, pero los otros, también temas tóxicos, son temas de voluntad y con voluntad política es fácil de mover.

“Por ahí, parece que se bajó uno de los requerimientos de una parte de las reglas de origen, pero todavía no tenemos el reporte con la industria completo”, expresó, aunque llamó a la cautela, porque se sigue trabajando sobre los cambios en el contenido regional automotriz. La semana pasada se informó que EU había decidido quitar de la mesa el complemento de salarios para la definición de reglas de origen y elevar el contenido regional con periodo de transición.

Moisés Kalach dijo que se espera el anuncio de formalizar con el secretario de Economía Ildefonso Guajardo el cierre de entre 8 y 10 capítulos, pero hasta se mencionan que el tema ambiental, agricultura, competencia, empresas del estado, telecomunicaciones son capítulos cercanos a cerrarse.

lgonzalez@eleconomista.com.mx