La iniciativa privada mantiene la expectativa materializar inversiones por más de 2.098 billones de pesos (más de 96,500 millones de dólares) en el sector energético mexicano, mediante obras de las cuales 865,359 millones de pesos irían destinadas al sector eléctrico y 1.239 billones de pesos a actividades de hidrocarburos.

Así lo expuso el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) a la Secretaría de Hacienda mediante un recuento que incluye los proyectos para este sexenio en sus distintas etapas: en proceso de análisis, autorización y ejecución, según el documento al que tuvo acceso El Economista.

Con ello, expusieron que existe la factibilidad de que se ejecuten 157 proyectos en materia eléctrica, que incluyen obras de generación, transmisión y cogeneración eléctrica, además de 122 proyectos de transporte, almacenamiento, comercialización y hasta algunos muy específicos de exploración y producción en materia de hidrocarburos.

Del total de proyectos, según la clasificación hecha por el CCE, se encuentran en proceso autorización obras que representan 57% de la inversión contabilizada. En la fase de análisis están los proyectos que abarcan 22% de la inversión, en ejecución solo 18% y en otro estatus, 4 por ciento.

A mediados del mes pasado, Carlos Salazar Lomelín, presidente del CCE reveló que había retomado las conversaciones con el gobierno federal para lanzar un plan de inversiones en infraestructura, que se había anunciado desde noviembre del año pasado y cuya presentación se ha venido aplazando desde inicios del 2020.

Según el analista del sector energético, Ramsés Pech, las proyecciones del CCE fueron realizadas a partir de la visualización de necesidades del mercado energético nacional en inversiones que se requieren y que Petróleos Mexicanos y la Comisión Federal de Electricidad no manejan en sus portafolios de negocios. “Lo importante es que las inversiones han sido consensuadas y están disponibles realizarse”, dijo.

Entre los proyectos presentados está uno de transmisión para la electrificación de Baja California Sur, que se encuentra en proceso de análisis para una inversión de 19,800 millones de pesos; además, hay dos proyectos de cogeneración en las refinerías de Pemex de Cadereyta y Madero, con inversiones de 1,912 y 1,223 millones de pesos, respectivamente, ambas en etapa de ejecución. El resto corresponde a proyectos de generación eléctrica, con lo que 154 proyectos requerirán inversiones de 824,400 millones de pesos.

Hidrocarburos.

En el sector de hidrocarburos, se presentaron 36 proyectos para almacenamiento con inversiones de 204,228 millones de pesos; para seis proyectos de elaboración de combustibles como ultra bajo azufre y aprovechamiento de gases, además de un proyecto de cogeneración en una planta privada se requerirán 200,460 millones de pesos; mientras que 25 proyectos de comercialización que son principalmente terminales de abasto requerirían inversiones de 448,000 millones de pesos.

Destacan 46 proyectos de exploración y producción muy específicos, como la unificación del yacimiento Zama, tratamiento de gas en Salina Cruz y los proyectos Lakach e Ichalkil-Pokoch, además de proyectos etiquetados como otros, que requerirán inversiones de 508,100 millones de pesos. Finalmente, hay 15 proyectos de transporte principalmente de gas natural con inversiones de 317,220 millones de pesos.

En el sector eléctrico, hay 33 proyectos en análisis, que significa que se llevan a cabo los estudios de factibilidades además del alcance, costo y tiempo que requerirán para contar con una evaluación definitiva; además, 77 proyectos están en etapa de autorización, con los análisis de factibilidades concluidos, en espera de los procesos de autorizaciones. Ya en ejecución, con lo que iniciaron su construcción o incluso están en etapas muy cercanas al arranque de operaciones, hay 36 proyectos.

En materia de hidrocarburos, hay 63 proyectos en la etapa de autorizaciones; 41 en etapa de ejecución; cuatro en etapas iniciales no definidas, y 14 en proceso de análisis.

karol.garcia@eleconomista.com.mx