El gigante químico alemán BASF anunció este jueves 6,000 despidos de aquí a 2021, de una plantilla de 122,000 empleados en todo en el mundo, para lograr un "crecimiento con más beneficios".

BASF prevé "simplificar su organización" y "aumentar la eficacia de su administración" para lograr un programa de ahorros anuales equivalentes a 2,000 millones de euros a partir de 2021, precisó la empresa en su comunicado.

BASF afirmó que centralizará varios servicios, como los de compra, recursos humanos, finanzas y logística.

Con la nueva organización, "queremos concentrarnos en las sinergias" y "permitir más flexibilidad", comentó Martin Brudermüller, el director general del grupo.

En el marco de la reestructuración, los sindicatos y la dirección se pusieron de acuerdo para anticipar la renegociación de un acuerdo colectivo para el sitio de Ludwigshafen, Alemania, vigente hasta diciembre de 2020.

Las partes pretenden firmar un nuevo acuerdo en el primer semestre del próximo año.

El grupo experimentó un 2018 difícil, marcado por la sequía, la desaceleración china y la guerra comercial. Igualmente vio en el primer trimestre "disminuir la demanda de algunos clientes industriales clave, en particular el sector automovilístico", explicó BASF a principios de mayo.

Para el conjunto del año, el grupo químico confirmó el objetivo de "un ligero aumento de sus ventas", así como un "moderado avance" del resultado operacional.

Las acciones de BASF estaban en alza de 1.95% a 6.33 euros en un Dax en aumento de 0.36%, hacia las 13:50 GMT.

erp