El Grupo de Energía de Bogotá (GEB) de Colombia buscará concentrarse este año en sus negocios estratégicos con la venta de participaciones en algunas empresas, mientras evalúa su ingreso a Chile y Argentina, dijo la presidenta del conglomerado.

Para ello, la holding controlada por la capital del país invertirá 530 millones de dólares, de los cuales 171 millones se concentrarán en los proyectos de transmisión de energía en Colombia del GEB y el resto en las filiales en Perú, Brasil y Guatemala.

"Después de 120 años del nacimiento del grupo empresarial queremos ir consolidando la transformación en una de las más importantes multilatinas de energía y gas en la región", dijo a periodistas Astrid Álvarez, tras revelar que evalúa la entrada a Argentina y Chile, particularmente en el negocio de gas.

En el largo plazo, el grupo, podría mirar también a América Central.

"La transmisión eléctrica y de comunicaciones en Centroamérica también se vuelve un activo importante para analizar por parte del grupo empresarial", señaló.

El conglomerado espera iniciar a partir de abril la venta de sus participaciones en la transportadora y distribuidora de gas y electricidad Promigas, así como en la eléctrica ISA, en la productora de alimentos procesados Nutresa y en el Banco Popular, que suman alrededor de 1 billón de pesos colombianos (337 millones de dólares).

Paralelamente, Álvarez manifestó sus intenciones de incursionar en el negocio de energías renovables.

"Somos un grupo de varias empresas que tiene todos los procesos de la cadena energética y aunque hoy no tenemos renovables como un gran activo, van a ver más empresas que vamos a ir creando o asociándonos con unos líderes especializados", dijo.

La holding tiene previsto colocar en bolsa este año 20% adicional de su filial más importante, la Empresa de Energía de Bogotá, en una operación que rondaría los 3.35 billones de pesos colombianos (1,129 millones de dólares). Actualmente, el grupo controla un 76.3% de esa empresa.