La empresa atunera Grupo Pinsa, dueña de la marca Atún Dolores, invertirá 30 millones de dólares en la construcción de una nueva planta de enlatado y congelado de sardina, en el puerto de Guaymas, en Sonora con el cual incursionará en el mercado de sardina para consumo humano a nivel mundial.

NOTICIA: Pinsa buscará elevar consumo per cápita de atún

En un comunicado, la atunera especificó que dicha planta abastecerá el mercado nacional, donde se destinará 92% de la producción y el resto a Estados Unidos en el primer año, con planes de exportar a Centroamérica y Europa, bajo sus marcas Dolores y Portola en el mediano y largo plazo.

NOTICIA: Suspenden pesca de atún aleta azul

Sardinas de Sonora, la empresa del grupo dedicada a la pesca, producción y comercialización de sardina, será la encargada de dirigir la nueva planta, la cual tendrá una capacidad de producción, en una primera etapa, de 750,000 cajas al año hasta llegar a tres millones y de 50 toneladas de congelación por día.

NOTICIA: Tuny disparará venta de atún a EU

Sardinas de Sonora cuenta con una flota sardinera de más de 15 embarcaciones de las 48 que hay en el Golfo de California, lo que significa poco más de 30% de la participación de la pesca en esta zona.

Dicha planta inició su construcción en 2015, en la que se prevé inicie operaciones en marzo del presente año y generará más de 250 empleos adicionales a los ya existentes que suman un total de 500.

mac