La Comisión Federal de Electricidad (CFE) y la Secretaría de Energía presentarán en las próximas dos semanas tanto una nueva estrategia de transición energética como un nuevo Programa de Desarrollo del Sector Eléctrico Nacional (Prodesen), mismos que delinearán de forma más clara la ruta de acción del gobierno actual en materia de energía renovable.

Al respecto, la representante de la Banca de Desarrollo del Estado Francés (AFD), Pauline Larat, aseguró que México sigue siendo un país atractivo para los inversionistas y que retomar el esquema de Proyecto de Inversión de Infraestructura Productiva con Registro Diferido en el Gasto Público (Pidiregas) por parte de la CFE será bien recibido por la banca internacional.

Durante su participación en el Mexican International Renewable Energy Congress 2019, recordó que el país tiene dos temas pendientes en materia de generación eléctrica: el incremento de la capacidad de transmisión y proyectos de generación distribuida que resulten socialmente sustentables y rentables.

Sin embargo, Severo López, de Galo Energy, explicó que, si bien resulta más realista para un país como México, con un crecimiento de más de 4% anual de la demanda eléctrica, implementar nuevamente los Pidiregas que buscar el crecimiento de la red mediante inversión pública, estos instrumentos en que los proyectos se pagan a distintos plazos y no en el presupuesto de cada año de la CFE concluyen por ampliar el déficit en las finanzas públicas.

“La gran interrogante es cómo se armonizará el desarrollo sin que se profundice el déficit público”, dijo el experto, que participó en la supervisión de proyectos de la CFE durante 10 años, “la CFE no ha construido ni cuatro ciclos combinados por falta de recursos, y su director quiere poner a concurso cinco, sólo este año”, agregó.

Israel Hurtado, secretario de la Asociación Mexicana de Energía Solar (Asolmex), explicó en el mismo foro que gracias al crecimiento global y la reducción de precios internacionales el país ha llegado a la instalación de más de 100,000 instalaciones con páneles solares en generación distribuida, y de dos centrales eléctricas con una capacidad de 2 megawatts en el 2012, se ha pasado a 42 parques de gran escala con una capacidad de 3,200 megawatts al arrancar el año. “Ojalá la nueva administración tome lo bueno que ya se ha hecho y lo revitalice”, sostuvo.

Odón de Buen, quien desde la pasada administración se mantiene como director general de la Comisión Nacional para el Uso Eficiente de Energía (Conuee), aseguró que para sus estándares el país debería avanzar en términos de transición energética y además de generación con energías limpias, se debería comenzar a discutir cómo se cambiará el esquema de transporte hacia un mayor uso de electricidad. Finalmente, María de las Nieves García, de GMI Consulting, expresó que las reglas del juego han cambiado radicalmente con la nueva administración y que la industria resultará el mayor perdedor si no se adapta a la nueva visión de una CFE fuerte y la reducción de la competencia en el sector.

[email protected]