Esta semana, el gobierno federal dará a conocer finalmente el Programa de Infraestructura en materia energética cuya publicación se ha postergado desde diciembre pasado, y según el presidente Andrés Manuel López Obrador, incluirá proyectos por alrededor de 339,000 millones de pesos mediante inversión pública y privada.

En el mensaje que el jefe del Ejecutivo dio este domingo 5 de abril, aseguró además que ante la caída en los precios del petróleo, Petróleos Mexicanos (Pemex) dispondrá de 400,000 barriles diarios para la refinación nacional, con lo que las exportaciones de crudo se reducirían en alrededor de 33% quedando en 800,000 barriles por día, con el fin de "no malbaratar todo el petróleo de exportación y bajar la compra de combustibles en el extranjero".

López Obrador explicó que “Pemex dispondrá de un recurso extra de 65,000 millones de pesos porque se le reducirá la carga fiscal”. Esto será gracias a la reducción programada principalmente del menor cobro por del derecho por utilidad compartida, que en 2019 representó 85% de la carga directa por producción de petróleo, y que será reducida desde 65% a 58% en el 2020 y a 54% en el 2021.

A finales de enero, Alfonso Romo, jefe de la oficina de la presidencia, adelantó que el Plan de Infraestructura en el capítulo energético hasta ese momento contenía 137 proyectos que requerirán de inversión privada en temas como la generación eléctrica renovable, transporte y almacenamiento de petrolíferos, principalmente, por un valor de entre 97,000 y 100,000 millones de pesos.

En lo que respecta a proyectos de exploración y producción petrolera, Romo explicó que no se han descartado las licitaciones, pero serán pocas, en caso de que se planteen, con lo que podrá haber muy pocos farmouts y rondas, ya que los proyectos se concentrarán en contratos especiales que incluirán inversión privada pero que darán mayores beneficios a Petróleos Mexicanos.

López Obrador resaltó que hasta ahora, gracias a la caída internacional de los precios de los combustibles derivada del aumento en la producción de Rusia y Arabia, la gasolina es 30% más barata en México de lo que era antes de que iniciaran las medidas de contingencia por la propagación del Covid-19. Explicó que el gobierno no ha aumentado los precios de los combustibles en el país como se llegó a realizar en crisis anteriores, puesto que mantiene el máximo del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) determinado en la Ley de Ingresos.

El presidente también aseguró que tanto la rehabilitación de las seis refinerías de Pemex, como la construcción de la nueva central de Dos Bocas, en Tabasco, continúan tal como se planearon al arranque del 2020.

Así mismo, continúa la licitación para la construcción de las centrales eléctricas de ciclo combinado a gas en la península de Yucatán y Baja California, además de que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) garantizará el suministro de energía para todos los mexicanos durante la contingencia sanitaria.

[email protected]

kg