A partir de este viernes (20 de marzo) por la tarde, General Motors (GM) suspenderá operaciones en su planta de ensamble ubicada en el complejo San Luis Potosí, como una de las medidas de seguridad para la contención del coronavirus, y los trabajadores regresarán “tentativamente” a laborar el lunes 13 de abril.

La mayor fabricante de vehículos en México informó que en el resto de sus plantas, ubicadas en Ramos Arizpe, Coahuila; Silao, Guanajuato y Toluca, Estado de México, se mantendrán las operaciones de manufactura en México de manera regular.

Luego de que los sindicatos de GM, Ford y FCA en Estados Unidos anunciaron la suspensión temporal de la producción para las siguientes dos semanas ante el Covid-19, GM en México informó la suspensión sistemática y ordenada de sus operaciones de manufactura en Norteamérica, debido a las condiciones del mercado y para realizar una limpieza de las instalaciones y seguir protegiendo a las personas del coronavirus.

En tanto, la automotriz Toyota amplió a dos semanas el periodo para el paro de producción de vehículos en sus fábricas de Norteamérica (México, Estados Unidos y Canadá), como parte de la pandemia, cuando había mencionado el miércoles pasado que sólo serían dos días.

“Las plantas de manufactura permanecerán cerradas del 23 de marzo al 3 de abril, retomando operaciones el 6 de abril del 2020. Nuestros centros de distribución de partes y los centros logísticos de vehículos continuarán operando”, destacó la firma.

Esta acción se está tomando para ayudar a garantizar la salud y seguridad de los asociados, socios y comunidades, además de la disminución anticipada en la demanda del mercado, relacionada con el impacto económico de la pandemia de Covid-19.

“Continuaremos monitoreando la situación y actuaremos de manera oportuna”, comentaron.

Contrario a estas automotrices, tanto KIA como Mazda mantienen sus operaciones normales bajo un protocolo preventivo al Covid-19.

El caso de KIA Motors que fabrica en Nuevo León, por recomendaciones de la sede en Corea, implementó acciones desde enero pasado, para el cual se cancelaron viajes de trabajo internacionales y visitas del extranjero; se restringió el acceso a las visitas; se colocaron filtros de acceso con monitoreo de temperatura, así como estaciones de gel sanitizante.

lgonzalez@eleconomista.mx