La empresa General Motors en su planta de Silao, Guanajuato, intensificó su campaña para evitar que se realicen “actos de proselitismo” sindical al interior del centro de trabajo, luego del proceso de votación en el que se dio por concluido el contrato colectivo de trabajo y dejará de representar el sindicato “Miguel Trujillo López” de la Confederación de Trabajadores de México.

A partir del 3 de noviembre, quedará completamente cancelado el contrato, dando la posibilidad a las organizaciones sindicales interesadas en demandar la representación de los más de 6,000 trabajadores, lo que llevaría a un nuevo proceso de votación.

La empresa emitió un aviso importante al complejo de Silao en el que señala que “se les recuerda que de acuerdo con la Ley Federal del Trabajo, el Convenio 98 de la OIT y la política de General Motors, está prohibido llevar a cabo actos de proselitismo dentro de las instalaciones de la empresa”.

Y refiere: “actos de proselitismo son: distribuir folletos y/o cualquier otro documento impreso que tenga como fin brindar información y promover a algún sindicato; solicitar la firma de cualquier documento con el fin de apoyar a cualquier sindicato; coordinar y ejecutar reuniones con el fin de promover la afiliación a algún sindicato”.

Además solicita a los trabajadores que si conocen de alguna persona que esté realizando actos de proselitismo sea reportado, pues General Motors “siempre actúa conforme a la Ley y por consiguiente tomará medidas correspondientes en contra de aquellos que realicen actos de proselitismo dentro de la empresa”.

El pasado 17 y 18 de agosto se realizó el proceso de votación de los más de 6,000 trabajadores de la planta de Silao para definir si mantenían o no su contrato colectivo de trabajo liderado por el sindicato “Miguel Trujillo” que encabeza Tereso Medina; y cuyo resultado —que contó con la participación de más del 90% de los trabajadores sindicalizados—, se registraron 3,214 votos en contra.

En consecuencia, las relaciones laborales se regirán por contratos individuales hasta la firma de un nuevo contrato colectivo, para lo cual todo sindicato interesado deberá acreditar el respaldo mayoritario de las y los trabajadores y solicitar ante el Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral una constancia de representatividad.