El presidente de Foxconn, ?Terry Gou, se reunió con funcionarios de Sharp en la sede de la compañía en Osaka, Japón, donde ofreció un depósito de 1.7 millones de dólares, en presencia de los abogados de ambas empresas, para dejar claros los detalles de la compra de la empresa japonesa de electrónica de consumo, revela el portal del Wall Street Journal (WSJ).

El rival de la ensambladora de iPhone, también conocida como Hon Hai Precision Industry, es un fondo japonés respaldado por el Estado (INCJ), que aún no ha decidido sobre su posible plan de rescate para Sharp.

Destaca que el presidente ejecutivo de Sharp, Kozo Takahashi, dijo que la compañía centraría su atención en las negociaciones con Foxconn, quienes ofrecen 5,500 millones de dólares por la firma japonesa, sin bloquear completamente a los funcionarios de INCJ.

Agregó que las dos ofertas no son iguales , refiriéndose a las posibles sinergias y la escala de Foxconn, que tiene 125 millones de dólares en ventas anuales, apoyadas en ser el mayor ensamblador de los teléfonos de Apple, además de una variedad de otros dispositivos de electrónica de expansión en las fábricas en China.

En tanto, el presidente ejecutivo de Foxconn declaró a Reuters: No sólo estoy llevando capital. Estoy llevando un espíritu emprendedor. Estoy llevando una cultura de compartir con los empleados. Esos miembros del directorio creen que ésta era una idea más bien fresca .

Detalló que se buscaría que los japoneses sean parte de la administración y que mantendría a los empleados, así como el nombre de la marca.

No queremos destruir esta compañía. Queremos mantenerla por otros 100 años. Trabajar junto a nosotros es la decisión correcta , afirmó.

Aunque sus comentarios sobre el posible acuerdo fueron los más detallados de Hon Hai hasta la fecha, Gou declinó a hablar sobre montos específicos de la propuesta de inversión, debido a pactos de confidencialidad firmados por las partes.

De acuerdo con el portal estadounidense del WSJ, la idea de que Foxconn adquiera Sharp marca un giro en la apertura de Japón a la inversión extranjera, donde destaca el papel del gobierno en la reestructuración de la industria de la electrónica que atraviesa por serios problemas. Se espera que el directorio de Sharp tome una decisión final este viernes (hoy).

empresas@eleconomista.com.mx