Además de desarrollar el Tren Maya e impulsar destinos turísticos con un enfoque sostenible e incluyente, el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), durante la llamada 4T, tiene otra gran misión: generar nuevos modelos para la comercialización de lotes de su propiedad con diversos usos de suelo (comercial, hotelero, unifamiliar, multifamiliar, equipamiento, condominal, industrial, o turístico) y facilitar la inversión privada.

El inventario disponible actualmente equivale a una superficie de 3,102,347.98m2, mismo que se promoverá en eventos inmobiliarios, turísticos o de inversión, nacionales e internacionales. “La falta de esquemas de comercialización atractivos y actualizados conforme a las necesidades del mercado ha generado para el fondo una baja en las ventas de lotes e inmuebles en sus destinos turísticos. En el 2018 se obtuvo el menor ingreso derivado de este concepto durante los últimos dos sexenios, con un monto de 43.7 millones de pesos, equivalente a una superficie total desplazada de 33 hectáreas”, se detalla en su programa institucional 2020-2024.

Entre las facultades que tiene el Fonatur, dirigido por Rogelio Jiménez Pons, están adquirir, fraccionar, vender, arrendar, administrar o cualquier otro tipo de transmisión de bienes muebles e inmuebles para contribuir al fomento sostenible de la actividad turística, además de participar con los sectores público, social y privado en la constitución, fomento, desarrollo y operación de fideicomisos, asociaciones en participación, empresas o de otra naturaleza jurídica que favorezca la actividad turística.

Así como se han logrado crear Centros Integralmente Planeados (CIP´s) exitosos (Cancún, Ixtapa, Huatulco, Los Cabos y Loreto) o Proyectos Turísticos Integrales (PTI’s) como Marina Cozumel, Litibú, también se han registrado complicaciones, una de ellas el de desarrollo de Playa Espíritu, en Sinaloa, que el Presidente Andrés Manuel López Obrador prevé rifar, de manera similar al avión presidencial.

“Desde que se compró (el terreno del proyecto Playa Espíritu, anunciado en el 2008) no se ha hecho nada y, claro, no hay quien quiera comprarlo porque se compró a un precio elevadísimo”, refirió el Mandatario el mes pasado.

Detonar destinos Fonatur

En su plan de trabajo, el fondo considera prioritario promover esquemas y oportunidades de inversión en sus destinos para fortalecer las ventajas competitivas y detonar una mayor recepción de ingresos con la finalidad de generar cadenas de valor en el sector.

“México es un país que posee gran riqueza natural y cultural, susceptible de ser aprovechada en proyectos turísticos; sin embargo, factores como la inseguridad, la situación económica y la emergencia mundial de salud pública, causada por la aparición de un nuevo coronavirus (SARS-CoV-2), han frenado la inversión pública y privada en el sector turístico, lo que se traduce en zonas con potencial turístico desaprovechadas, que dificultan el crecimiento y desarrollo de la población de estas zonas”, detalla el documento que se publicará en el Diario Oficial de la Federación las próximas semanas.

En el análisis que hace el Fonatur se refiere que del primer trimestre del 1999 al segundo trimestre del 2020 se registró un flujo de inversión extranjera directa turística de 22,495 millones de dólares estadounidenses (principalmente departamentos y casas amuebladas con servicios de hotelería), lo que representó el 3.8% de la recibida en el país.

En la nueva visión del gobierno federal, “el fondo juega un papel preponderante en el impulso de la nueva política turística, al ser la institución facilitadora de inversión productiva, sostenible y promotora de la calidad de servicios, infraestructura, modernización, comercialización, mantenimiento y conservación del atractivo natural que proporciona a través de sus CIP´s y PTI´s”.

Desde su creación, en 1974, la institución ha fomentado la creación y establecimiento de desarrollos turísticos que cumplen con estándares de calidad y con un enfoque sostenible, que permite la permanencia de biodiversidad y paisajes naturales. Desde 2004, trabaja con la sociedad y la iniciativa privada en la implementación del sistema de gestión ambiental EarthCheck.

alejandro.delarosa@eleconomista.mx