La automotriz italiana Fiat está invirtiendo 1,200 millones de euros (1,600 millones de dólares) en la marca de lujo Maserati, con la esperanza de que la tecnología y los distribuidores de su alianza con Chrysler le ayuden a enfrentar a sus rivales alemanas BMW y Porsche.

Si bien los intentos anteriores de generar un crecimiento en las marcas Maserati y Alfa Romeo no han sido exitosos, Fiat espera que la red estadounidense de 2,300 tiendas distribuidoras de Chrysler hagan la diferencia, aumentando su participación en el mercado de lujo, que goza de márgenes de ganancia de dos dígitos muy por encima del mercado masivo.

El compartir su plataforma con Chrysler también permite a la compañía con sede en Turín aprovechar la experiencia de la automotriz estadounidense en la fabricación de automóviles más grandes y ahorrar en los costos de desarrollo.

Harald Wester, presidente de la marca Maserati, dijo el lunes que Fiat invertiría en tres nuevos modelos Maserati en un intento por aumentar sus ventas a 50,000 automóviles en el 2015.

La marca busca vender al menos 13,000 Quattroporte, su nuevo sedán de cuatro puertas, en el 2013, comparado con un total de alrededor de 4,700 automóviles Maserati vendidos en los primeros tres trimestres de 2012.

El nuevo Quattroporte es el segundo automóvil construido con una carrocería compartida a ser lanzada por Fiat desde el comienzo de su alianza con Chrysler en el 2009. Compite con el 7 Series de BMW y el Panamera de Porsche.

El Quattroporte está valorado entre 100,000 euros y 150,000 euros cada uno, el extremo más alto alrededor de un 20% menos que uno básico de Ferrari, mientras que el Panamera de Porsche está entre 77,000 y 166,000 euros.

El lanzamiento está siendo observado por los inversores para ver cuán bien Fiat lleva a cabo su ambicioso plan para aprovechar el acceso de mercado y la tecnología de Chrysler en sus esfuerzos por instalar su marca Maserati en Estados Unidos.

MFH