Las exportaciones de México sumaron 40,798.4 millones de dólares en mayo, lo que representó un crecimiento de 125.2% interanual, pero todavía una caída de 2.3% frente a mayo de 2019, en la prepandemia, informó el Inegi.

Considerando todo 2020, México tuvo en mayo el peor comportamiento en su comercio internacional, afectado por las medidas contra la pandemia de Covid-19, tanto las relacionadas con las restricciones de contacto personal como con el cierre de plantas productivas, incluidas las del sector automotriz.

Con series ajustadas por estacionalidad, en mayo de 2021 las exportaciones totales de mercancías registraron un incremento mensual de 1.2%, el cual fue resultado de la combinación de un aumento de 1.3% en las exportaciones no petroleras y de una caída de 0.7% en las petroleras.

De igual forma, con cifras desestacionalizadas, las exportaciones hilaron su tercer mes consecutivo de crecimiento mensual, además de que el resultado de 1.2% se ubica por encima de los promedios de crecimiento de los últimos cinco años.

“El avance del mes fue provocado especialmente por la recuperación en el sector automotriz, pues con el avance de 3.3% intermensual han recuperado el 81% del valor perdido entre enero y marzo, cuando varias plantas recortaron su producción por falta de suministros”, comentó Marcos Arias, analista de Monex.

A la inversa, las importaciones del país fueron de 40,458.7 millones de dólares, un crecimiento de 87.5% interanual, lo que arrojó un superávit de 339.7 millones.

Exportaciones

En sus dos grandes divisiones, las ventas externas petroleras escalaron 137.9%, a 2,272 millones de dólares, y las no petroleras avanzaron 124.5%, para llegar a 38,526.4 millones.

Al interior de las no petroleras, el mayor dinamismo estuvo en las manufactureras, las cuales presentaron un incremento interanual de 136.3 millones de dólares, al totalizar 36,031.4 millones de dólares.

A mayor detalle, las importaciones automotrices se incrementaron 859.5%, a 12,539.5 millones de dólares; mientras que la no automotrices subieron 68.5%, a 23,491.9 millones, a tasas anuales.

Otros crecimientos importantes en el sector de las manufacturas se observaron en las exportaciones de equipos y aparatos eléctricos y electrónicos (101.3%), de equipo profesional y científico (62.8%) y de maquinaria y equipo especial para industrias diversas (60.1 por ciento).

A su vez, el avance anual de las exportaciones de productos automotrices se derivó de incrementos de 878% en las ventas canalizadas a Estados Unidos y de 792.4% en las dirigidas a otros mercados.

Por su parte, el valor de las exportaciones agropecuarias y pesqueras en el quinto mes del año en curso fue de 1,780 millones de dólares, monto que implicó un aumento anual de 17.5 por ciento.

Las tasas más significativas se registraron en las exportaciones de cítricos (91.6%), de frutas y frutos comestibles (48.3%), de melón, sandía y papaya (36.3%), de legumbres y hortalizas frescas (18.5%) y de aguacate (16.9 por ciento).

En contraste, las caídas anuales más relevantes se presentaron en las exportaciones de café crudo en grano (27.1%) y de ganado vacuno (18.2%). En cuanto a las exportaciones extractivas, éstas se ubicaron en 715 millones de dólares con un ascenso anual de 80.6 por ciento.

En el periodo enero-mayo de 2021, el valor de las exportaciones totales sumó 193,435 millones de dólares, lo que representó un alza anual de 29.3 por ciento. Dicha tasa fue reflejo de avances de 28.3% en las exportaciones no petroleras y de 49% en las petroleras.

Respecto a las importaciones, valor de mayo tuvo una variación intermensual de 4.2% real, que es la segunda más elevada de los últimos seis meses.

El elemento más destacado fueron las importaciones de bienes de consumo, que subieron en 16.7% y superaron sus niveles prepandemia por primera vez en 17 meses.

Así, de acuerdo con Juan Carlos Alderete y Francisco Flores, analistas de Banorte, los tres principales componentes de las importaciones ya han retomado sus niveles de inicios de 2020, aunque en el caso de los de bienes de capital, vinculados a la inversión, el declive inició en 2018 y se ubican todavía 14.5% debajo del último máximo que registraron.

“Las señales provenientes de categorías relacionadas con la actividad doméstica, tales como importaciones de bienes de consumo y capital no petrolero, aluden a que la demanda doméstica podría estar recuperándose más rápido de lo anticipado previamente”, añadieron en un reporte.

roberto.morales@eleconomista.mx