Lo más importante es que se le dé tiempo al programa Modernización Sustentable de la Agricultura Tradicional (MasAgro) para mostrar resultados sin que se le agreguen objetivos adicionales, consideró Horacio Santoyo Cortés, director del Centro de Investigaciones Económicas, Sociales y Tecnológicas de la Agroindustria y la Agricultura Mundial (CIESTAAM), de la Universidad Autónoma Chapingo. Si empiezan a distraer al MasAgro de sus objetivos iniciales, lo más probable es que ni siquiera se acerque a las metas fijadas , alertó.

En México, es muy frecuente que, cuando un programa funciona bien, comiencen a pedirle nuevos objetivos -como el combate a la pobreza y la conservación del medio ambiente- y, entonces, no se cumple el propósito central , dijo.

Sobre la continuidad del programa, el Director del CIESTAAM expresó que sí es factible considerar sus ventajas. Políticamente, es muy atractivo por incluir a pequeños productores de maíz y trigo. Si se respeta lo esencial, que es el proceso de innovación, el programa tiene muchas posibilidades de continuar , afirmó.

El Consejo Mexicano para el Desarrollo Rural Sustentable también ha manifestado su interés en el modelo de agricultura que promueve el MasAgro y ha solicitado al gobierno federal su aplicación en cultivos como el sorgo, cebada y frijol, con el objetivo de impulsar una mayor productividad en el campo en general.

Desde la óptica de los productores maiceros, Héctor Carlos Salazar Arriaga, presidente de la Confederación Nacional de Productores Agrícolas de Maíz de México, opinó: Estamos en un escenario ideal con precios altos en el mercado de granos, por ello se deben establecer alianzas con las organizaciones de productores, que somos el objetivo del proyecto .

VINCULACIÓN CON EMPRESAS, FAVORABLE

Al ser cuestionado sobre la permanencia del programa al concluir la administración federal actual, Francisco Mayorga Castañeda, titular de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), dijo que el mecanismo de participación público-privada con empresas mexicanas y trasnacionales tendrá mucho que ver con la permanencia de programas gubernamentales estratégicos como éste.

La continuidad se prevé por los convenios que se han firmado. Hemos firmado con el CIMMYT para que se mantenga ocho años más y también hemos establecido convenios con los gobiernos estatales para que se aplique en cada entidad; sin embargo, no hay forma de garantizarlo absolutamente porque cada gobierno es responsable de su administración , afirmó Mayorga Castañeda.

Logros y metas del programa, un close-up

  • 4.2 millones de pequeños productores agrícolas contabiliza México.
  • 13,000 ?productores han participado en las capacitaciones sobre mejores prácticas productivas en el campo.
  • 22,000 ?hectáreas de cultivo implementan el menú tecnológico del programa.
  • 6.5 millones de hectáreas en promedio es la superficie de temporal de cultivo de maíz en el país.
  • $550 millones destinó la administración federal actual para la ejecución del programa.
  • 9 millones de toneladas adicionales de maíz es la meta máxima de cosecha hacia el 2020.
  • 24 semillas adaptadas a las condiciones de cada región agrícola de México se encuentran listas para ser producidas en forma masiva.

alberto.romero@eleconomista.mx