SEAT, división española del grupo Volkswagen, perderá algo de volumen de producción en la primera mitad del año debido a la escasez en el suministro mundial de circuitos integrados que tendrá que recuperar en el segundo semestre, según dijo su presidente Wayne Griffiths.

Griffiths se mostró "cautelosamente optimista" sobre el conjunto del año, esperando una segunda mitad fuerte en términos de ventas de coches, una vez que el impacto de la pandemia de coronavirus disminuya.