El segundo paquete del Plan Nacional de Infraestructura contiene nueve proyectos del sector energético enfocados a la compresión, licuefacción y transporte del gas natural, en los que se buscará que participen privados mediante permisos que se otorgarán entre enero y agosto del próximo año, con inversiones conjuntas estimadas de 116,705 millones de pesos, que corresponden al 54% de las 29 obras presentadas este lunes en Palacio Nacional y que por segunda ocasión no incluyen planes para energías renovables.

En octubre pasado se propusieron otras cinco obras con una inversión estimada de 98,980 millones de pesos y consistieron en alianzas estratégicas con Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad para almacenamiento de etano, producción de fertilizantes, plantas de transformación en refinerías y compresión de gas. Así, hasta el momento no se ha presentado ninguna propuesta de energía renovable, a pesar de que desde septiembre pasado el Consejo Coordinador Empresarial presentó al gobierno un paquete con 10 parques eólicos con inversiones por 131,594 millones de pesos a los que sólo faltaban permisos de la autoridad para su arranque.

De acuerdo con el analista del sector, Ramsés Pech, este segundo anuncio contiene también 18 proyectos de índole de infraestructura de carreteras y puentes, lo que indica que se está apostando por el sector de comunicaciones y transportes para las alianzas con privados, con lo que la energía continuará relegada con proyectos primordialmente en manos del Estado.

Sin embargo, no existen suficientes fondos para inversiones públicas, como lo muestra la contracción de 8.6% en el presupuesto de la CFE para el 2021, lo que aunado al desdén que se observa en lo que respecta a la transición hacia energías renovables podría representar un problema en el mediano plazo para la productividad del país.

Los proyectos energéticos de esta segunda fase del Plan Nacional fueron la ampliación de la terminal de licuefacción de gas natural Energía Costa Azul, en Ensenada, Baja California, que añadirá 3.2 millones de toneladas anuales a la actual capacidad de 2.5 millones de toneladas con que cuenta esta terminal, operada por IEnova. Esta nueva obra requerirá un monto de inversión de 47,000 millones de pesos y arrancará su construcción mediante un permiso otorgado a IEnova en enero de 2021.

Así mismo, la CFE licitará las estaciones de compresión de gas Tecolutla y Lerdo, en Veracruz, con una inversión de 1,598 millones de pesos que será otorgada mediante un concurso abierto para que arranque su construcción en abril del próximo año.

Se prevén también dos nuevos ciclos combinados a gas natural para la generación de electricidad en Baja California Sur, con un monto de inversión de 4,921 millones de pesos, y en Tuxpan, Veracruz, con un monto de 12,157 millones de pesos, en contratos de obra pública financiada por parte de la CFE que deberán ser adjudicados a más tardar en junio de 2021. Para transporte de gas, el nuevo paquete de obras incluye el gasoducto transístmico que será anclado a inversión de la CFE, con un monto de inversión para el ganador del contrato de prestación del servicio de 9,030 millones de pesos.

karol.garcia@eleconomista.mx