Luis Abelardo González, jefe la Unidad de Energías Renovables de la Secretaría de Energía, reiteró que el gobierno federal apoya una transición acelerada hacia la generación, transmisión y uso de energías renovables y limpias, siempre y cuando se contemple la inclusión social. En el marco del Mexico WindPower 2019, el funcionario propuso entablar diálogos, mesas de trabajo y mucha comunicación con las comunidades, para que se alineen las políticas públicas con participación del Estado, los órganos reguladores y las empresas.

“Seamos muy cuidadosos en ser integrales, complementar el trabajo. La transición va a correr muy rápido y hay voluntad política del gobierno”, aseguró.

De igual manera, Laurie Fitzmaurice, vicepresidenta de Desarrollo de Negocios de EDF Renewables México, mencionó que en México los inversionistas continúan con sus actividades y están buscando adecuarse a la manera de trabajar de la nueva administración, la cual, por supuesto, es distinta a las anteriores. Destacó que hay puntos de encuentro con el gobierno, por lo que hay que buscarlos y abrir el diálogo.

“Las energías renovables llegaron a México para quedarse, y seguimos buscando oportunidades para desarrollarlas”, sostuvo.

Por su parte, durante su participación en la mesa sobre la red nacional de transmisión del sistema eléctrico, José Luis Aburto, director general de Petrelec, expresó que es necesario invertir en una red mucho más robusta y con mejores mecanismos de protección frente a la intermitencia que presentan las energías renovables no convencionales, en comparación con los que tenemos actualmente.

Asimismo, Fidelmar Molina, líder del segmento Utility de ABB México, y Vilma Trujillo, directora asociada de Energía en EDF Renewables México, recordaron la necesidad de transitar hacia redes inteligentes que permitan concatenar con precisión la oferta y la demanda de electricidad en tiempo real, lo que permitiría optimizar la producción energética y, a su vez, reduciría la huella de carbono.

En el mismo foro, Abel Hibert, subjefe de Oficina de Análisis e Innovación de la Oficina de Presidencia, afirmó que “la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador tiene la gran oportunidad de incrementar la producción de energía y garantizarla seguridad energética del país”. Sobre este punto, mencionó que es fundamental fortalecer las cadenas de suministro y diversificar la matriz energética con el impulso a las energías limpias y la promoción de la innovación y la integración de nuevas tecnologías.

Hibert agregó que México tiene como meta llegar a 50% de energías limpias en el 2050 y que, al final del sexenio, en el 2024, este tipo de energía podría contribuir con 35% del consumo total en el país. Para ello, enfatizó que hacia el 2021 en 30 estados se desarrollarán más de 200 nuevas centrales de energía limpia, que representan una capacidad instalada de 19,500 megawatts.

[email protected]