La crisis social que afecta a Chile no fue una traba para seguir apostando por el país. En el marco de la presentación del plan estratégico de la compañía, Enel anunció un aumento de la inversión para Chile en los próximos tres años desde 2,050 millones a 2,500 millones de dólares, esto es un alza de 22% respecto al plan anunciado el año pasado.

Desde Milán, Italia, en una nueva versión del Capital Markets, los ejecutivos de la firma —liderados por su CEO, Francesco Starace— anunciaron una inversión global, hasta el 2022, que contempla 31,570 millones de dólares, un alza de 11 por ciento. Los focos de la compañía estarán puestos en la descarbonización y la digitalización de la red, seguido por electrificación, ecosistema y plataformas.

La descarbonización de la flota de generación global representará 50% del total de inversiones planificadas, con 14,400 millones de euros dedicados al despliegue acelerado de nueva capacidad renovable y la sustitución progresiva de la generación de carbón, según la firma. Así, para el 2022, se espera que el grupo desarrolle 14.1 GW de nueva capacidad renovable, lo que equivale a un alza de 22% frente al plan anterior.

Informó que la capacidad renovable adicional prevista en el plan estratégico 2020-2022 incluye 5.4 GW de remplazo de la generación convencional con energías renovables en Italia, España y Chile, para una inversión total de 5,600 millones de euros. Starace no quedó ajeno al estallido del conflicto social en Chile y, entre otras cosas, generará un cambio en la Constitución. En este sentido, el ejecutivo indicó que la modificación de la carta magna era esperable, considerando que fue creada en la época de Pinochet.

Dijo que una de las cosas positivas de la situación por la que atraviesa el país es que no tiene deuda, por lo que puede aplicar de ayuda social agresivo. “Tiene todos los medios para afrontar las preocupaciones de la gente”. “Será un año de reformas, habrá turbulencias, pero existen elementos básicos para hacer las cosas”.