México contempla entre 37 y 39.5% de contenido estadounidense de partes y componentes para la producción de vehículos pero no 16% que argumentó el secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, reveló un estudio realizado por la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) con cifras del Departamento de Comercio de ese país.

Eduardo Solís, presidente de la AMIA, expuso que hasta el momento se desconoce alguna propuesta sobre reglas de origen para el sector automotriz proveniente del gobierno estadounidense, “sólo hay rumores en las publicaciones”.

El representante de la industria automotriz en México viajará hoy martes a Estados Unidos, donde se llevará a cabo la cuarta ronda de negociaciones de la modernización del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), por lo que se podría presentar alguna posición del gobierno de Donald Trump para modificar la regla de origen en el ramo automotriz.

Hace unos días Wilbur Ross informó que sólo un cambio en las reglas de origen del TLCAN, en especial en el sector automotriz, permitirá corregir el desbalance comercial entre su país, México y Canadá. En esa ocasión, el secretario de Comercio de EU argumentó que estadísticas de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) arrojaron que el contenido estadounidense en manufacturas provenientes de Canadá cayó de 21 a 15% entre 1995 y el 2011. Mientras, en las importaciones procedentes de México, el contenido bajó de 26 a 16% en el mismo periodo.

“Si no fijamos las reglas de origen, las negociaciones sobre el resto del acuerdo no cambiarán significativamente el desequilibrio comercial”, dijo Ross.

No obstante, la AMIA, con cifras al 2016, del propio Departamento de Comercio de EU, concluyó que el porcentaje es mucho más elevado. “Hay que ser muy cuidadosos, hay que ser cautos en las declaraciones, nosotros hablaremos con hechos y somos optimistas en que se mantenga (el TLCAN)”, expresó Solís en conferencia de prensa.

“Nuestra conclusión del análisis es que el contenido de partes y componentes de Estados Unidos es de 37 y 39.5%, dependiendo de escenarios. En el caso de Canadá, es más elevado, cerca de 48 y 52% de partes. Es decir, muy lejos de las cifras que se presentan por parte del secretario de Comercio de Estados Unidos, me parece que no hay duda de los niveles de integración que hoy tenemos, y lo más importante para nosotros en esta negociación es que se trabaje con cifras duras y reales”, refirió el dirigente de las armadoras instaladas en México.

De acuerdo con versiones extraoficiales, el grupo negociador de EU pretende presentar una propuesta que eleve la regla de origen hasta 80% y que, de este porcentaje, 50% provenga de piezas con contenido estadounidense.

Solís comentó que las asociaciones de la industria automotriz terminal (de ensamble de autos y motores) de los tres países han solicitado a sus respectivos gobiernos de México, Estados Unidos y Canadá “no mover la regla de origen, sino incorporar a las pequeñas y medianas empresas en el proceso de ensamble, pero no a través de reglas de origen manipular la competitividad”. La regla de origen en el ramo automotriz no sólo es la más estricta del TLCAN, con 62.5% de contenido regional, sino la más rígida que posee EU con cualquier otro país del mundo.