Las ventas de los principales fabricantes de automóviles estadounidenses en marzo fueron menos de las esperadas y ofrecieron una primera evidencia de que el sólido ciclo de auge en Estados Unidos podría finalmente estar perdiendo fuerza.

Las acciones de General Motors y Fiat Chrysler Automobiles NV cayeron casi 4%, mientras que las de Ford Motor Co bajaron un 3 por ciento. WardsAuto, una publicación automotriz, calculó una tasa anualizada ajustada estacionalmente (SAAR) de las ventas de vehículos ligeros en marzo de 16.53 millones de unidades, mientras que la consultora Autodata estimó 16.62 millones de unidades.

Ambas aproximaciones fueron menos que las 17.3 millones que esperaban los analistas encuestados por Reuters, además es la primera vez desde agosto que la SAAR -una métrica clave del sector- está bajo los 17 millones.

Fue un mercado duro, duro y duro en marzo, dijo Judy Wheeler, vicepresidenta de ventas en Estados Unidos de Nissan Motor Co Ltd, que informó de un aumento del 3.2% en el tercer mes del año. Va a ser un año agresivo y creo que todo el mundo se da cuenta .

Los expertos del sector están cada vez más preocupados por el aumento de los inventarios y los descuentos, en momentos en que los fabricantes de automóviles tratan con más afán de vender sus productos. Una guerra de precios en el mercado podría erosionar las ganancias de los fabricantes.

Moody’s advirtió la semana pasada de que ventas estables en Estados Unidos plantean un riesgo crediticio significativo para las empresas de préstamos automotores.