Las empresas de construcción, minería y fabricación de equipo de transporte, incluidas la semana pasada en la lista de actividades esenciales, deberán contar con la autorización del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) para reiniciar labores a partir de esta semana, luego de que permanecieran cerradas por la pandemia del nuevo coronavirus.

De acuerdo con los Lineamientos Técnicos de Seguridad Sanitaria en el Entorno Laboral, publicados por la Secretaría de Economía (SE), una vez que las empresas cumplan con los requisitos, el IMSS tendrá 72 horas para aprobar o rechazar la solicitud de reapertura. El organismo evaluará la información que las compañías proporcionen, acerca de las medidas de prevención de contagios. En un inicio, las compañías se autoevaluarán.

El 14 de mayo el gobierno federal amplió la lista de actividades esenciales, es decir, aquellas tareas para las que se permite que los empleados se trasladen al centro trabajo durante la Jornada de Sana Distancia.

Sin embargo, para que reabrir antes deben crear un protocolo para proteger a sus colaboradores. Las empresas de construcción, de minería y la industria del transporte, que incluye la rama automotriz, aeroespacial, ferroviaria y naviera, interesadas en reabrir, están obligadas a seguir el procedimiento.

El documento emitido por la SE indica que será obligatorio que dichos protocolos se basen en los lineamientos elaborados por la Secretaría de Salud (SSA), en conjunto con la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) y otras dependencias.

Las empresas deben registrarse en la plataforma www.gob.mx/nuevanormalidad. En esa página encontrarán el cuestionario Autoevaluación del Protocolo de Seguridad Sanitaria. “Son trámites sin burocracia, es decir, no son engorrosos, que tarden mucho tiempo y a partir de la confianza”, informó el presidente Andrés Manuel López Obrador en su conferencia de prensa de este lunes.

Una vez que las organizaciones hayan realizado la autoevaluación, firmarán una Carta Compromiso, la cual encontrarán también en la plataforma gubernamental. En el caso de empresas multiplanta, se registrará cada centro de trabajo de forma individual.

Una vez realizado este paso, el IMSS informará, en un plazo no mayor a 72 horas, si pueden reabrir o no, o si necesitan ampliar la información proporcionada. Ese dictamen será enviado por correo electrónico.

El protocolo debe contener una estrategia para el retorno a las actividades. Los principios rectores que la deben regir son: privilegiar la salud y la vida, la solidaridad y la no discriminación, la economía moral y eficiencia productiva y la responsabilidad compartida.

Deben señalar cómo mantendrán la sana distancia entre los trabajadores, qué medidas implementarán para el control de la entrada y salida de las instalaciones, qué harán ante un brote en la empresa y de qué manera cuidarán a la población vulnerable que vive en las regiones de alerta media y alta.

Persisten dudas: abogados

Pese a ello, abogados laborales consideran que hay mucha confusión sobre las acciones que deben implementarse, pues no hay detalle sobre si las medidas también consideran a las empresas que se encuentran como actividad esencial y que no han parado sus operaciones productivas.

“Es mucha información y las empresas tienen muchas dudas de como cumplirlo y sobre todo en cuanto a la forma se refiere; así como a la manera que deban presentarlo, si eres una empresa pequeña o mediana, si te aplica o no”, destacó Germán de la Garza de Vecchi, socio de la firma Mowat-Deloitte.

Por su parte Óscar de la Vega, socio de D&M, expuso que la sugerencia a las empresas “es que desde ahora todas empiecen a elaborar sus protocolos de seguridad, y establecer sus planes de capacitación, adecuación de sus locales y los filtros para el ingreso de los trabajadores, desde ahora, a fin de estar listos en el momento en que, de conformidad con el semáforo de riesgo ya puedan reiniciar sus labores”. (con información de María del Pilar Martínez)