El empresario regiomontano Carlos Salazar Lomelín, apoyado por seis de siete organismos empresariales para dirigir al Consejo Coordinador Empresarial (CCE), afirma que de ganar la elección este viernes, tendrá la apuesta de cambiar el rol empresarial en la vida pública, se dejará de ser reactivo hacia la autoridad para volverse propositivos.

Lo que ha hecho el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador es digno de los problemas de México, “no podemos estar en contra”, acota.

En entrevista con El Economista, Salazar Lomelín advierte que la lucha entre “buenos y malos” quedó atrás, al referirse a los agravios de López Obrador en contra de los empresarios cuando se les acusó de “traficantes de influencias”. La actitud y el rol de la Iniciativa Privada será de construcción, de soluciones y de promotor de inversión, “no de reacción” a las políticas gubernamentales.

Explica que su trabajo se enfocará en tres objetivos: dar voz y ser un promotor activo del 1 millón 300,000 empresarios, en especial de los pequeños; mantener a la IP unida y ser un generador de propuestas.

“Tengo tres grandes objetivos: Hacer que participen dentro de los gremios empresariales y den valor agregado, mantener la unidad y cambiar el diálogo del empresario, que normalmente ha sido reactivo hacia la autoridad. Generalmente la autoridad propone algo y los grupos empresariales reaccionamos a la propuesta, entonces el objetivo es ser propositivo”, estableció el hombre que dirigió la cervecería Cuauhtémoc-Moctezuma.

Este viernes el Consejo Nacional del CCE elegirá al sucesor de Juan Pablo Castañón para liderar a la máxima cúpula empresarial de México, y aunque existen otros tres candidatos, Carlos Salazar ya cuenta con el respaldo de la Concamin, Concanaco, Coparmex, ABM, CMN y la AMIS.

“La ventaja que llevo es que de esas siete organizaciones empresariales (que componen al CCE), seis se registraron a mi favor. De llegar yo a ser el presidente del CCE tendría esas tres preocupaciones hacia dentro del sector”, acotó.

¿Cómo trabajar con un presidente, que desde su campaña ha mantenido enfrentamientos con el sector empresarial?

El presidente (AMLO) lo que hace es un diagnóstico de los problemas de México y nadie puede estar en contra, el país no crece y necesita hacerlo. El país tiene serios problemas de pobreza y de inequidad que son ancestrales. Todo eso nos ha hecho el poner un objetivo de decir ¡ya basta!

Lo que nos preocupa es el problema de la corrupción, en todas las actividades en México, tenemos problema de corrupción que tenemos que controlar, no somos el primer país con problemas de esa naturaleza.

Todos tenemos temor de la inseguridad y la violencia, parece una historia repetida de que nos quedamos impávidos ante lo que nos sucede.

El diagnóstico que hace el presidente de México sobre los problemas que nos aquejan es correcto y para que se haga realidad se requiere el trabajo de todos; los empresarios juegan un papel fundamental que trae identidad, que es promotor de la inversión y a través de éstos se generan los impuestos.

Eje monetario

No obstante, Carlos Salazar advirtió que, si el empresario no trabaja, tampoco la autoridad, porque no tendría dinero para poder operar.

“El gobierno no genera el gasto, se implementa, pero el ingreso viene de todas las empresas que les pagan a sus trabajadores y éstos pagan impuestos y las transacciones diarias generan impuestos al consumo.

“Los 5.2 billones de pesos que tendrá el presupuesto federal este año, entre impuestos y los impuestos especiales como la gasolina forman esos 5.2 billones, si no hay empresarios no habría forma de lograr eso”, refirió.

Uno de los actores principales que ayudó a fortalecer FEMSA recordó que el mensaje de AMLO, el pasado 1 de diciembre, sí fue criticar un modelo económico, pero dijo que México será un lugar adecuado para invertir y que en este país habría confianza y certidumbre, que se tendrán muy buenos beneficios, para la inversión privada nacional y extranjera.

“AMLO está consiente de que para enfrentar los problemas requiere crecer, atacar la corrupción y atacar la violencia”, por lo que Salazar Lomelín convocó a los empresarios a tener una actitud de construcción y no de reacción.

Se prevé que a mediados de febrero se realice la Asamblea General Ordinaria.

[email protected]