El gobierno federal desconoce el proyecto del centro comercial Dragon Mart que pretende instalarse en Cancún, Quintana Roo, pues hasta el momento no se ha recibido ninguna solicitud de permiso de uso de suelo o de medio ambiente , dijo Ildefonso Guajardo, secretario de Economía.

Mencionó que la información sobre el proyecto ha sido adquirida vía medios de información. Es un tema que no sale de las fronteras del municipio de Benito Juárez, Cancún; el mismo alcalde de la entidad declaró que aún no se autoriza el uso de suelo , sostuvo.

El Secretario de Economía informó que el gobierno federal no ha recibido ninguna solicitud de permisos, ni la Secretaría del Medio Ambiente ni la de Gobernación han pedido las cedulas de inmigración para el proyecto de Dragon Mart.

Mientras no tengamos una realidad para analizar, no podemos emitir juicio porque desconocemos la naturaleza del proyecto , estableció.

IP RECHAZA EL PROYECTO

En entrevista por separado, Gerardo Gutiérrez Candiani, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), se manifestó en contra del proyecto, porque podría caer en paraíso fiscal y laboral.

No se trata de que seamos proteccionistas, pero el proyecto deberá cumplir con todas las reglas y normas de sustentabilidad y no genere condiciones de desigualdad , abundó el líder empresarial.

En México, cualquier inversión que se ajuste al marco legal y que cumpla con las disposiciones del gobierno obviamente no tendrá obstáculos, siempre y cuando cumpla con la ley y no presente una competencia desleal a la planta manufacturera mexicana , comentó el titular de Economía.

SIN AFECTACIONES, AFIRMAN

En rueda de prensa, el director general del Dragon Mart Cancún, Juan Carlos López Rodríguez, aseguró que dicho complejo no tendrá ningún impacto ambiental.

Consideramos un terreno que ya está previamente impactado, es un predio de más o menos 557 hectáreas, de las cuales tiene 193 que ya fueron impactadas, ya que - en los últimos 12 años- el propietario anterior los utilizó para la explotación de bancos de material .

Otras dos terceras partes del terreno, que son como 365 hectáreas, tienen cobertura vegetal y están marcadas como áreas para conservación, por lo que la contracción del desarrollo esta planteada en el área que no hay vegetación. Añadió que el proyecto considera, adicionalmente, reforestar alrededor de 49 hectáreas, casi 25% del área que no tiene cobertura vegetal.

[email protected]