El 73% de los empresarios españoles ve "mala o muy mala" la situación económica de España, un 39% confía en que la situación económica mejorará en 2021, cinco puntos más que en julio del año pasado, al tiempo que un 69% prevé aumentar o mantener sus plantillas. No obstante, un 66% cree que no recuperará la facturación de niveles precovid hasta al menos el año 2022.

Dos de cada tres empresas españolas prevé que tardará al menos hasta 2022 en recuperar la facturación previa al desencadenamiento de la pandemia provocada por la Covid-19, de acuerdo con el informe "Perspectivas España 2021", elaborado por la consultora KPMG en colaboración con la patronal CEOE a partir de una encuesta realizada entre empresarios.

Ese documento, tras reflejar el "duro impacto" provocado por la pandemia en la empresa española, especialmente en los sectores de restauración, ocio, turismo o transporte, aunque otros como seguros, tecnología, farmacia, energía o gestión de activos mantuvieron su actividad, señala que el 61% de las empresas prevén comenzar a recuperar su facturación en 2021.

Después de que el año pasado el 50% de las compañías en España ajustara plantilla, el 47% sus inversiones y el 45% los costes de producción, para este año esperan que las perspectivas mejoren y el 29% de los empresarios anticipa que incrementará su número de empleados, frente a un 32% que prevé reducirlo y a un 38% que señala que se mantendrá igual.

Por sectores, tecnología es el que presenta un mayor porcentaje de empresas que aumentarán su plantilla, un 66%, mientras que el 59% de las compañías turísticas reducirá su fuerza laboral, seguidas de banca, un 57%, y restauración, un 53 por ciento.

En 2021 la inversión, en términos netos, permanecerá estable, ya que un 33% anticipa que la mantendrá igual, un 36 % la aumentará y un 32% señala que la reducirá.

Tecnología, sector público y gestión de activos son los sectores en los que la inversión se incrementará con más fuerza en 2021: un 66%, un 56% y un 53%, respectivamente.

De entre los perfiles más demandados para este año, los tres primeros tendrán mucho que ver con la digitalización: gestores de la transformación digital, 62%; expertos en ciberseguridad, 46%, y especialistas en tecnologías emergentes como inteligencia artificial, un 42 por ciento.

El estudio muestra que casi la mitad de los encuestados, un 49%, considera que la debilidad de la demanda interna y el aumento de los impuestos son las dos principales amenazas a las que la economía española deberá hacer frente en los doce próximos meses.

También preocupan otros riesgos generales, como la incertidumbre política, que señala el 46%, y los posibles rebrotes del virus, que selecciona el 39 por ciento.