Estados Unidos podría imponer aranceles a las importaciones de productos chinos por un valor anual de entre 30,000 y 60,000 millones de dólares como castigo por el presunto robo de propiedad intelectual, de acuerdo con medios estadounidenses.

Esta sanción sería impuesta tras una investigación en el marco de la Sección 301 de la Ley de Comercio de Estados Unidos sobre las políticas de derechos de propiedad intelectual y las políticas de transferencia de tecnología para determinar su impacto en los intereses económicos de Estados Unidos.

El presidente Donald Trump podría implementar la medida antes de fin de mes. Sería adicional a los aranceles globales que Estados Unidos fijó de 25% a las importaciones de acero y de 10% a las de aluminio, argumentando preocupaciones de seguridad nacional y dejando abierta la opción de excepciones para ciertos aliados de su país, entre ellos México y Canadá. La agencia Reuters y otros medios de comunicación informaron que las nuevas tarifas apuntarían a los sectores de tecnología y telecomunicaciones.

El 14 de agosto del 2017, el presidente Trump emitió un memorándum presidencial que ordenaba a la Representación Comercial de Estados Unidos (USTR, por su sigla en inglés) que determinara si debía iniciar una investigación de la Sección 301 sobre las políticas de derechos de propiedad intelectual de China.

Después, el 18 de agosto, la USTR anunció el comienzo de un caso de la Sección 301 contra China, el primer uso de ese recurso desde el 2010. En última instancia, podría ser el caso de comercio más significativo lanzado por la Representación Comercial, dada la magnitud de pérdidas comerciales derivadas del robo de derechos de propiedad intelectual en China.

Una aparente reacción ha transcurrido a la vez. El Ministerio de Comercio de China anunció el 4 de febrero que había iniciado una investigación de derechos compensatorios contra las importaciones estadounidenses de sorgo, citando “evidencia preliminar” de que la producción de ese grano en Estados Unidos recibe subsidios del gobierno.

El Ministerio de Comercio afirmó que las importaciones de sorgo estadounidense han perjudicado a los productores chinos al disminuir el precio de los productos de granos similares en China.

Funcionarios del gobierno de Estados Unidos y analistas económicos interpretan la investigación de China sobre el sorgo como una represalia por recientes acciones comerciales estadounidenses que afectan a China, incluidos los aranceles de enero del 2018 sobre lavadoras y paneles solares, la investigación en curso de la Sección 301 y los aranceles recientemente anunciados sobre el acero y el aluminio, una medida diseñada para defenderse del exceso de capacidad de China en estos sectores.

Empresas acereras de EU reportan ganancias trimestrales

Cinco de las seis empresas acereras de Estados Unidos monitoreadas por el Departamento de Comercio reportaron ganancias netas trimestrales de octubre a diciembre del 2017.

Nucor obtuvo la mayor ganancia neta trimestral, de 383.9 millones de dólares, seguida por Steel Dynamics (305 millones), US Steel (159 millones), Carpenter Technology (92.1 millones) y Commercial Metals Company (36.8 millones). AK Steel registró una pérdida neta de 107.9 millones de dólares.

La industria siderúrgica de Estados Unidos acumuló un ingreso neto combinado de 869 millones de dólares en el cuarto trimestre del 2017.

Desde el primer trimestre del 2009, el grupo de empresas siderúrgicas monitoreado ha informado colectivamente ganancias netas durante 22 trimestres.

Las cifras trimestrales agregadas del grupo están significativamente por debajo de los niveles de rendimiento desde el 2004 hasta mediados del 2008.

Los últimos resultados de esas seis empresas ocurren luego de que el Departamento de Comercio diagnosticara el año pasado que el aumento en los niveles de las importaciones de acero mermó la salud financiera de la industria siderúrgica de Estados Unidos.

Según el gobierno estadounidense, años de funcionamiento con bajos márgenes de ganancias o pérdidas han debilitado una industria que continúa enfrentando una ola cada vez mayor de importaciones de acero.

La industria estadounidense en general ha operado en promedio con ingresos netos negativos del 2009 al 2016.

El ingreso neto de las siderúrgicas de propiedad estadounidense ha promediado sólo 162 millones de dólares anuales desde el 2010, desafiando la viabilidad financiera de esta industria vital, añadió el Departamento de Comercio.

[email protected]