El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, comunicó la tarde de ayer martes que su país mantendrá vigentes los aranceles sobre los bienes chinos hasta la finalización de una segunda fase del acuerdo comercial con el gigante asiático.

“Estos aranceles se mantendrán vigentes hasta que haya una fase 2. Si el presidente implementa una fase 2 rápidamente, considerará eliminar los aranceles”, informó Mnuchin a periodistas.

Por la mañana de ayer martes, el secretario ya había emitido declaraciones junto al representante comercial, Robert Lighthizer, en donde ambos aseguraron que Estados Unidos y China no tienen un acuerdo para futuras reducciones de aranceles.

Los funcionarios señalaron que todos los aspectos de la fase 1 del acuerdo comercial con China se harán públicos hoy miércoles, cuando está programada la ceremonia de firma en la Casa Blanca, excepto un anexo confidencial que detallará los productos y servicios estadounidenses que serán comprados por Pekín.

“No hay otros acuerdos orales o escritos entre Estados Unidos y China sobre estos asuntos, y no hay acuerdo para una futura reducción de aranceles. Cualquier rumor en el sentido contrario es categóricamente falso”, mencionaron en el comunicado.

El acuerdo

De acuerdo con una fuente, China ha prometido comprar casi 80,000 millones de dólares adicionales de productos manufacturados de Estados Unidos en los próximos dos años, como parte de una tregua en su guerra comercial, lo que brindaría un necesario respaldo al fabricante de aviones Boeing.

Bajo los términos del acuerdo que será firmado hoy miércoles en Washington, China también compraría más de 50,000 millones de dólares más en suministros de energía e impulsaría las compras de servicios estadounidenses en unos 35,000 millones de dólares durante el mismo periodo de dos años, refirió la fuente a Reuters.

La fase 1 del acuerdo prevé que las compras chinas de productos agrícolas estadounidenses aumenten en unos 32,000 millones de dólares en dos años, es decir, unos 16,000 millones de dólares al año, según la fuente, que está informada sobre el pacto.

Si se suma a los 24,000 millones de dólares de exportaciones agrícolas estadounidenses en el 2017, el total se acerca a la meta anual de 40,000 millones de dólares a la que el presidente Donald Trump aspira.

Las cifras, que se espera sean anunciadas el miércoles en la ceremonia de la firma en la Casa Blanca entre Trump y el viceprimer ministro chino, Liu He, representan un asombroso aumento con respecto a las recientes importaciones chinas de productos manufacturados estadounidenses, lo que genera escepticismo sobre cómo podría lograrse.

Otras dos fuentes con conocimiento de la fase uno del acuerdo comercial concordaron con el detalle general de las compras, sin dar cifras específicas.

Cuando se pactó la fase 1 del acuerdo comercial el 13 de diciembre, los representantes estadounidenses dijeron que China había acordado comprar en los próximos dos años 200,000 millones de dólares más que en el 2017 en productos agrícolas, bienes manufacturados, energía y servicios de Estados Unidos. También señalaron que publicarían objetivos para las cuatro grandes áreas, pero que mantendrían en secreto los detalles de productos específicos para evitar distorsiones del mercado.