El nuevo director general de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Jaime Francisco Hernández Martínez, recibió la encomienda presidencial de seguir con la implementación de la reforma energética en su capítulo eléctrico, así como continuar con la reestructuración de la empresa.

También se le pidió impulsar el fortalecimiento financiero de la CFE, continuar con la ampliación y modernización de la infraestructura y con la mejora de procesos para elevar la calidad del servicio.

Hernández Martínez rindió protesta ante el presidente Enrique Peña Nieto en la Residencia Oficial de Los Pinos. Llega en sustitución de Enrique Ochoa Reza, quien ahora es líder nacional del partido en el poder, el PRI.

Al nuevo titular de la CFE también le fue solicitado asegurar la continuidad del servicio del Sistema Eléctrico Nacional y expandir su cobertura hacia las comunidades aisladas a partir del uso de nuevas tecnologías. Jaime Francisco Hernández Martínez fue encargado del despacho tras la salida de Ochoa Reza y ocupaba el cargo de director de Finanzas de la CFE.

La Presidencia de la República informó que Hernández Martínez es doctor en Economía Política por el Departamento de Gobierno de la Universidad de Essex, en el Reino Unido, y maestro en Economía Política por la misma universidad. Estudió la Licenciatura en Economía en el Instituto Politécnico Nacional y Derecho en la Universidad Nacional Autónoma de México.

Antes de ocupar la Dirección de Finanzas de la CFE, fue director general de Programación y Presupuesto B de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Hernández Martínez llega a la dirección general de la estatal eléctrica luego de que en agosto y por dos meses consecutivos el incremento de combustibles para generación como el gas natural provocó un aumento en las tarifas para usuarios industriales, domésticos de alto consumo y comerciales, hasta 7.5, 8.9 y 9%, respectivamente, en comparación con el mismo mes del año pasado.

Sin embargo, la CFE mejoró sus finanzas al cierre del primer semestre del 2016, ya que reportó una utilidad neta de 106,846 millones de pesos, mayor en 142,438 millones de pesos a la pérdida de 35,592 millones de pesos que tuvo en el mismo periodo del año pasado. Ésta es la primera vez desde el 2010 que la CFE reporta un resultado financiero positivo, el cual atribuyó a la renegociación que tuvo con su sindicato del contrato colectivo de trabajo, que concluyó en mayo.

Con la renegociación, la CFE consiguió un ahorro por 160,000 millones de pesos, sin necesidad de despedir personal ni reducir salarios.

empresas@eleconomista.com.mx