Dallas.- En el primer semestre del año, sólo uno de cada 19,000 pasajeros fue sacado de vuelos sobrevendidos por las aerolíneas estadounidenses, la tasa más baja en al menos dos décadas, indicó el Departamento de Transporte de Estados Unidos.

El mayor descenso ocurrió entre abril y junio, en parte porque las aerolíneas comenzaron a pagarles a mucho más pasajeros para que cedieran sus asientos.

Una práctica que les resultó contraproducente en el cuarto mes del año, cuando empleados de United, cuyo ofrecimiento de cupones de viaje fue ignorado, solicitaron ayuda a agentes del aeropuerto de Chicago para sacar a cuatro personas de un vuelo de United Express, a fin de que hubiera espacio para que empleados de la compañía pudieran efectuar su conexión a su siguiente vuelo. Un hombre de 69 años fue arrastrado a la fuerza por el pasillo del avión y otros pasajeros capturaron el espectáculo con las cámaras de sus teléfonos móviles, lo que transformó el incidente en un desastre de relaciones públicas para la línea aérea.

NOTICIA: Expulsan a pasajero de vuelo sobrecontratado de United Airlines

Desde entonces, United y otras aerolíneas estadounidenses de gran tamaño han introducido nuevas medidas para reducir la sobreventa y elevaron el monto máximo que pueden ofrecer a los pasajeros para que cedan sus asientos.

En este sentido, la vocera de United Airlines, Megan McCarthy, dijo que la compañía ha reducido sustancialmente el retiro de pasajeros desde el incidente de abril. Sacó a 1,964 pasajeros en el primer semestre del 2017, con un número mayor en el segundo trimestre que en el primero.

NOTICIA: Aerolíneas de EU prometen reducir la sobreventa de pasajes

Según las cifras, los pasajeros tuvieron menos probabilidades de ser retirados de vuelos de las aerolíneas JetBlue, Hawaiian y Delta. Spirit registró la tasa más alta de retiros, aunque Southwest, un aerolínea mucho más grande, fue la que sacó a más gente, 2,642 en seis meses. La tasa de United fue similar a la del promedio del sector.

ral