El ciclo de tasas de interés a la baja, por parte del Banco de México (Banxico), hace más atractiva la inversión en bonos corporativos de mediano y largo plazos frente a los papeles de gobierno como los Certificados de Tesorería (Cetes).

Lo anterior porque la emergencia sanitaria causada por la pandemia del coronavirus ha originado una inestabilidad económica sin precedentes, que ha llevado a los bancos centrales a aplicar políticas monetarias que dejan las tasas de interés en niveles históricamente bajos, señalan analistas.

Tan solo entre mayo del 2016 a mayo del 2020, la sobretasa que pagaron las empresas mexicanas fue cercana a los cuatro puntos porcentuales, en promedio, frente al rendimiento de los Cetes, muestra un análisis de Sofía Rivera, especialista de Signum Research.

Pero este diferencial ha sido mayor en ciertos momentos, por ejemplo, cuando se toman decisiones de política monetaria o cuando hay gran volatilidad en los mercados financieros.

“A inicios de febrero, la tasa de bonos corporativos (emitidos en el mercado local) aumentó considerablemente mientras que la de Cetes mostró un descenso moderado, dando como resultado un spread elevado a inicios de este mes. Por ello, el diferencial incrementó desde 3.4% a finales de enero hasta 4.6% a inicios de febrero pasado”, añade el documento.

Este jueves el Banxico llevará a cabo su cuarta decisión de política monetaria del año, en la cual se espera un recorte de 50 puntos base en la tasa de referencia, para ubicarla en 5.50%, según especialistas de Banorte.

Bajo este escenario se espera que la deuda privada de largo plazo será más atractiva porque el mercado está demandado una tasa mayor en los instrumentos como los Cetes por el riesgo asociado al corto plazo en la economía, explicó Carlos Hernández, analista de Masari Casa de Bolsa. Actualmente los Cetes a 364 días ofrecen una tasa de 4.88 por ciento.

Atentos al Banxico

El especialista explicó que los inversionistas estarán atentos en la velocidad en la que el Banxico estaría recortando la tasa de interés.

En su análisis, Signum Research muestra que el ETF CORPTRC, que replica el rendimiento del índice “VLMRCPTC” que concentra una canasta de más de 80 bonos corporativos mexicanos con grado de inversión colocados en el mercado local, ofreció una tasa cupón promedio ponderado de 7.73%, al 11 de mayo, mientras que la tasa de rendimiento fue de 6.74% con un vencimiento de 3.81 años.

Entre los emisores incluidos en dicho ETF están empresas como Coca-Cola Femsa, Grupo Aeroportuario del Pacífico (GAP) y Grupo Lala.

En contraste con el iShares S&P/Valmer México CeteTrac, que reflejan el precio y rentabilidad del mercado de bonos a corto plazo de México (Cetes) con vencimiento menor a un año, ofreció un rendimiento de 5.28% a su vencimiento promedio ponderado menor a un año.

Carlos Hernández enfatizó que el atractivo del mercado de deuda corporativa mexicana está en las empresas que tienen un balance financiero sólido, cuya calificación sea grado de inversión con calidad “A y B” y que operan en un sector defensivo por la esperada recesión económica nacional e internacional.

Una emisora con una calificación crediticia sólida es vista como una “buena candidata” para darle un préstamo, con la ventaja de que este tipo de compañías obtienen tasas de interés más bajas o preferenciales.

Mientras que los bonos corporativos mexicanos (emitidos en el mercado internacional) al estar ligados al tipo de cambio y tener una calificación positiva resulta para el inversionista un instrumento atractivo, en comparación a la deuda gubernamental que el plazo y la volatilidad asociada al periodo registra un mayor riesgo.

Carlos Hernández añadió que aún los Cetes siguen siendo alternativa de inversión para quienes buscan liquidez y tasas interesantes en el corto plazo.

Consumo básico

Entre los bonos más atractivos en dólares, se ubican los del sector de consumo básico que muestran una posición defensiva ante el escenario de recesión económica nacional e internacional.

Coca-Cola FEMSA emitió en el mercado extranjero papeles con vencimiento en 2043 que pagan una tasa cupón de 5.25 por ciento.

El panificador Grupo Bimbo con su emisión internacional (BBB), con vencimiento en el 2024, ofrece un cupón de 3.88 por ciento.

El gigante de las telecomunicaciones América Móvil ofrece un interés de 3.63% al 2029.

Por otra parte, un análisis de Banorte señala que “los spreads aún no reflejan el complejo panorama económico global derivado del bajo nivel de operación en el mercado secundario, resultado a su vez de la incertidumbre y el confinamiento a nivel nacional”.

Carlos Hernández explicó que la relación entre el riesgo y rendimiento en los créditos sigue pesando en nuevas emisiones de deuda de los corporativos mexicanos. Por ello, el mercado local ha estado “algo desierto” en lo que va de este año, pues tan solo en estas semanas de mayo no se han llevado a cabo nuevas ofertas.

De acuerdo con el área de Estrategia de Deuda Corporativa de Banorte se prevé poca actividad en colocaciones en lo que resta del presente mes, con una próxima emisión de Grupo Elektra por 2,500 millones de pesos, pues el mercado está asimilando la incertidumbre del impacto económico por el coronavirus.

judith.santiago@eleconomista.mx