La población ocupada durante el primer trimestre del año alcanzó 51.9 millones de personas (32.2 millones son hombres y 19.7 millones son mujeres), cantidad superior en 1.1 millones de personas respecto a la del mismo lapso del 2016, dio a conocer este martes el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Durante el primer trimestre del año, la población de 15 años y más disponible para producir bienes y servicios en el país fue de 53.7 millones (59.2% del total), cuando en 2016 había sido de 52.9 millones (59.2%).

NOTICIA: Desocupación baja durante el cuarto trimestre del 2016

El aumento de 763,000 personas es consecuencia tanto del crecimiento demográfico, como de las expectativas que tiene la población de contribuir o no en la actividad económica.

Poco más de la mitad de la población ocupada (50.5%) se concentra en las ciudades más grandes del país (de 100,000 y más habitantes y/o capitales de estado); le siguen las localidades rurales (menores de 2,500 habitantes) donde se agrupa 20.4% de la población ocupada total; los asentamientos que tienen entre 15,000 y menos de 100,000 habitantes (urbano medio) albergan 15.1%, y finalmente, el resto de los ocupados (14%) residen en localidades de 2,500 a menos de 15,000 habitantes (urbano bajo), precisó el organismo estadístico.

Al considerar a la población ocupada con relación al sector económico en el que labora, 6.5 millones de personas (12.6% del total) trabajan en el sector primario -agricultura, ganadería, silvicultura, caza y pesca-, 13.2 millones (25.5%) en el secundario o industrial -industria extractiva y de la electricidad, industria manufacturera y construcción- y 31.8 millones (61.4%) están en el terciario o de los servicios -comercio, restaurantes y servicios de alojamiento, transportes, comunicaciones, correo y almacenamiento, servicios profesionales, financieros y corporativos, servicios sociales, servicios diversos y otros. El restante 0.5% no especificó su actividad económica.

Los trabajadores subordinados y remunerados se incrementaron en 936,000 personas entre el primer trimestre del 2016 e igual periodo de este año, los empleadores ascendieron en 183,000 personas y los trabajadores por cuenta propia aumentaron en 11,000 personas, en tanto que los ocupados que no perciben una remuneración por su trabajo disminuyeron en 48,000 personas.

La población subocupada en el país durante el periodo enero-marzo de este año fue de 3.7 millones de personas y representó 7.1% de las personas ocupadas, tasa menor a la de igual periodo del 2016 que fue de 7.9%, según datos del INEGI.

Al eliminar el factor estacional, la tasa de subocupación en México como proporción de la población ocupada permaneció sin variación frente a la del trimestre inmediato anterior.

NOTICIA: Enero, el mejor en creación de empleo desde el 2008

En el primer trimestre, todas las modalidades de empleo informal sumaron 29.7 millones de personas, para un alza de 1.8% respecto a igual periodo del 2016 y representó 57.2% de la población ocupada. De manera detallada, 14.2 millones conformaron específicamente la ocupación en el sector informal, cifra que significó un aumento de 3% anual y constituyó 27.3% de la población ocupada; 7.4 millones corresponden al ámbito de las empresas, gobierno e instituciones; 5.8 millones al agropecuario y otros 2.3 millones al servicio doméstico remunerado, de acurdo a datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE).

En el primer trimestre de 2017 la población desocupada en el país se situó en 1.8 millones de personas y la tasa de desocupación correspondiente fue de 3.4% de la PEA, porcentaje menor al 4% de igual trimestre del 2016.

Al estar condicionada a la búsqueda de empleo, la tasa de desocupación es más alta en las localidades grandes, en donde está más organizado el mercado de trabajo; es así que en las zonas más urbanizadas con 100,000 y más habitantes la tasa llegó a 3.9%; las que tienen de 15,000 a menos de 100,000 habitantes alcanzó 3.6%; en las de 2,500 a menos de 15,000 fue de 3%, y en las rurales de menos de 2,500 habitantes se estableció en 2.3 por ciento.

Con cifras desestacionalizadas, en el primer trimestre la TD a nivel nacional mostró una reducción respecto a la del cuarto trimestre del año pasado (3.5% vs 3.6%).

La tasa de desocupación en los hombres retrocedió 0.3 puntos porcentuales y en las mujeres no presentó variación frente a la del trimestre octubre-diciembre de 2016. Mientras que 77 de cada 100 hombres en estas edades son económicamente activos, en el caso de las mujeres 43 de cada 100 están en esta situación, detalló el instituto de estadística mexicano.

Las entidades federativas que presentaron las mayores tasas de participación en la actividad económica (cociente entre la PEA y la población de 15 o más años de edad) son: Colima con 67.6%, Baja California Sur 66.4%, Quintana Roo 66.1%, Yucatán 64.3%, Nayarit 64%, Coahuila de Zaragoza y Sonora 62.7% de manera individual y Jalisco con 62.3 por ciento.

Congruentes con el tamaño de su población, el estado de México y Ciudad de México constituyen los mercados de trabajo más grandes del país, con 7.2 y 4.1 millones de personas ocupadas, en ese orden, y representan en conjunto el 21.8% del total nacional; les siguen Jalisco con 3.6 millones, Veracruz de Ignacio de la Llave 3.1 millones, Puebla 2.7 millones, Guanajuato 2.4 millones, Nuevo León 2.3 millones y Chiapas con 2 millones de personas.

NOTICIA: Empleo y subocupación bajaron al cierre del 2016

Por otra parte, las entidades que durante el primer trimestre de 2017 observaron las tasas de desocupación más altas fueron Tabasco con 6.8%, Baja California Sur 4.8%, Coahuila de Zaragoza y Tamaulipas con 4.6% cada una, el estado de México 4.1%, Durango 4%, y Ciudad de México, Nuevo León y Querétaro con 3.8% respecto a la PEA.

En contraste, las tasas más bajas en este indicador se reportaron en Morelos con 1.8%, San Luis Potosí y Yucatán 2%, Guerrero 2.1%, Puebla 2.5%, Chiapas 2.6%, y Jalisco y Oaxaca con 2.7 por ciento.

erp