El déficit comercial de Estados Unidos aumentó ligeramente en octubre, cuando tanto exportaciones como importaciones avanzaron por quinto mes consecutivo.

Según datos del Departamento de Comercio publicados el viernes, el saldo de la balanza comercial de octubre se ubicó en un negativo de 63,100 millones de dólares frente a 62,100 millones en septiembre (cifra revisada a la baja).

El incremento del déficit fue de 1.7% en la comparación mensual. El mercado esperaba un déficit más alto, de 65,000 millones de dólares.

Las exportaciones alcanzaron 182,000 millones de dólares (+2.2%) y las importaciones unos 245,100 millones (+2.1 por ciento).

“Las exportaciones y las importaciones en octubre reflejan el impacto continuo del coronavirus y la continuación de la reactivación tras la severa caída registrada antes este año”, indicó el comunicado oficial.

De forma acumulada tomando también las cifras desestacionalizadas, entre enero y octubre el déficit comercial de Estados Unidos creció 9.5% a 536,692 millones de dólares, un máximo desde el 2008, cuando el desbalance alcanzó durante el mismo período 623,252 millones de dólares.

La ampliación del déficit se debe a que las exportaciones estadounidenses se han visto más afectadas que las importaciones en medio de la pandemia del Covid-19. Las ventas externas del país norteamericano se han contraído 16.4% a 1.76 billones de dólares, pero las importaciones han caído solo 11.5% a 2.3 billones de dólares.

Al interior de las exportaciones estadounidenses, las más afectadas han sido las de servicios (que representan un tercio del total), pues han caído 19.7%, mientras que las de bienes lo han hecho 14.7 por ciento.

En tanto, las importaciones mejor comportadas fueron las de bienes, con una caída de solo 9.2%, mientras que las de servicios se contrajeron 21.8 por ciento.

Estos resultados se dan en medio de la presión que enfrenta el nuevo gobierno de Estados Unidos para dar un nuevo rumbo a la política comercial de Washington, que sufrió fuertes agitaciones durante los últimos cuatro años bajo el liderazgo del presidente Donald Trump.

Bajo un fuerte descontento por el déficit comercial de Estados Unidos, mismo que atribuyó a una “desastrosa” política comercial de sus sucesores, que permitieron que otros países “se aprovecharan” de ese país, Donald Trump emprendió la renegociación del acuerdo comercial de América del Norte, retiró a Estados Unidos del Acuerdo Transpacífico de Asociación Comercial (TPP) y desató una guerra comercial con China.

No obstante, el déficit comercial de Estados Unidos lejos de reducirse se ha ampliado en los últimos cuatro años, pues la guerra arancelaria con China solo desplazó las fuentes de proveeduría al mercado estadounidense hacia países como México y otros países asiáticos, que elevaron su abastecimiento de productos antes vendidos por Beijing a Washington. (con información de AFP)

empresas@eleconomista.mx