Los precios del petróleo cayeron el miércoles a mínimos en tres semanas luego de que un reporte de Reuters mostró que la producción de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) tuvo en mayo su primer incremento en el año, pese al acuerdo del cartel para recortar el bombeo.

Los futuros del Brent bajaron 1.53 dólares, o 2.95%, a 50.31 dólares por barril, tras haber caído hasta 49.81 dólares en el último día del contrato a mes inmediato. El referencial sumó su quinto mes consecutivo con retrocesos.

Los futuros del referencial de Estados Unidos, el West Texas Intermediate (WTI), perdieron 1.34 dólares, o 2.70%, a 48.32 dólares por barril, su tercer mes seguido de caídas.

La mezcla mexicana de crudo de exportación, por su parte, bajó 1.20 dólares o 2.67%, a 43.67 dólares el barril.

La producción de petróleo de Libia subió hasta los 827,000 barriles por día (bpd), superando el pico de tres años de 800,000 bpd establecido antes este mes, dijo la estatal National Oil Corporation, después de solucionar un problema técnico en el yacimiento de Sharara.

Las existencias de petróleo crudo en Estados Unidos habrían caído 2.5 millones de barriles, su octavo declive semanal seguido desde que tocó un máximo histórico a fines de marzo.

Inventarios EU caen

Los inventarios de petróleo y gasolina de Estados Unidos bajaron con fuerza la semana pasada, mientras que los de destilados aumentaron, dijo el miércoles el grupo de la industria Instituto Americano del Petróleo (API, por su sigla en inglés).

Las existencias de crudo cayeron en 8.7 millones de barriles en la semana terminada el 26 de mayo, a 51.2 millones, frente a las expectativas de analistas de un descenso de 2.5 millones de barriles, reportó API.

Los inventarios de petróleo en Cushing, Oklahoma, punto de entrega de los contratos del WTI descendieron en un monto de 753,000 barriles, informó API. La refinación se incrementó en 136,000 barriles por día, según API.

Las existencias de gasolina disminuyeron en 1.7 millones de barriles, lo que se compara con las expectativas de analistas de una caída de 1.1 millones de barriles.