Los costos de no ratificar el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) se han incrementado, entre otros factores, por la guerra comercial entre Estados Unidos y China, afirmó Marcelo Ebrard, secretario de Relaciones Exteriores (SRE).

“Si tienes (Estados Unidos) un litigio fuerte con China y necesitas garantizar las inversiones en la región de Norteamérica, ¿cuál podría ser la razón de no aprobarlo?”, dijo Ebrard, quien se reunirá este jueves con Mike Pompeo, secretario de Estado de Estados Unidos, con quien conversaría sobre varios asuntos, entre ellos, la migración.

Los tres gobiernos de la región han acelerado su cabildeo para la ratificación del nuevo acuerdo comercial de Norteamérica con los legisladores demócratas de la Cámara de Representantes.

“Lo más difícil es saber cuándo y cómo (se ratificará el T-MEC)”, comentó el canciller en un evento organizado por la Americas Society/Council of the Americas (AS/COA) en la Ciudad de México.

La guerra comercial tuvo como origen las preocupaciones sobre las políticas de China en materia de propiedad intelectual, tecnología e innovación que llevaron a la administración de Trump en agosto del 2017 a iniciar una investigación de la Sección 301 de esas políticas.

En consecuencia, Estados Unidos ha implementado tres rondas de aumentos de aranceles en un total de 250,000 millones de dólares en productos chinos, mientras que China ha incrementado los aranceles en 110,000 millones de dólares en productos de Estados Unidos. La administración de Trump ha amenazado con aumentar los aranceles en casi todas las importaciones de China, y lo mismo ha ocurrido a la inversa.

“Todo lleva a que tengamos una región (de Norteamérica) más integrada con el paso del tiempo, y si tenemos éxito en el sur, esa zona crecerá y la competitividad también”, dijo Ebrard.

Expuso que cada vez hay un mayor respaldo al T-MEC y destacó que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, escribiera en la víspera una carta a los líderes demócratas en Congreso en la que dice que deberían aprobar el T-MEC antes de discutir cualquier proyecto de ley sobre infraestructura.

“Antes de pasar a la infraestructura, es mi firme opinión que el Congreso primero debe aprobar el importante y popular acuerdo comercial T-MEC (...) Una vez que el Congreso haya aprobado el T-MEC, deberíamos poner nuestra atención en un paquete de infraestructura bipartidista”, escribió Trump en la carta. La misiva fue dirigida a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y al demócrata de mayor rango en el Senado, Chuck Schumer.

Ebrard dijo que hay tres cuestiones que básicamente preocupan a los legisladores demócratas: el cumplimiento de México en ámbitos laborales y ambientales, y cambios en las disposiciones relacionadas con los medicamentos biotecnológicos (una cuestión de debate doméstico en Estados Unidos). Asimismo, informó que viajará la próxima semana a Alemania para buscar atraer mayores inversiones en autopartes.