Luego de que el Instituto Mexicano del Petróleo (IMP) lanzó una convocatoria para que una consultora externa evalúe los avances y riesgos de la nueva refinería de Petróleos Mexicanos (Pemex) en Dos Bocas, Tabasco, se anunció que una de las cuatro contratistas de las obras más grandes de la construcción, la estadounidense Kellogg Brown and Root (KBR) abandonó sus trabajos en los paquetes 4 y 6 del proyecto, donde no logró un acuerdo con la autoridad respecto al incremento en el presupuesto respecto al solicitado originalmente, con lo que será sustituido por la empresa Techint, investigada por presunta entrega de sobornos relacionados con Odebrecht en Brasil.

En sociedad con la firma mexicana filial de Grupo Hosto, Constructora Hostotipaquillo, hace un año KBR obtuvo la adjudicación para llevar a cabo durante tres años el paquete 4 de la refinería, que consiste en la construcción de la planta generadora de gas y las plantas regeneradoras de aminas, además del paquete 6 de servicios de integración, edificios y la urbanización interna de la planta. En total, ganó la licitación convocada por la Secretaría de Energía al ofertar 155.8 millones de dólares para la conclusión de estas obras al 2022.

Sin embargo, aunque la titular de Energía, Rocío Nahle, asegura que se han invertido poco más de 720 millones de dólares en el proyecto, que constituye menos de 10% de la inversión de 8,000 millones de dólares estimada para toda la obra, apenas se ha concluido la primera fase correspondiente a ingenierías de las grandes plantas y al llegar a la segunda etapa, de construcción, KBR presentó un presupuesto más elevado al que consideró originalmente.

Fue entonces que, de común acuerdo con las autoridades mexicanas, la empresa estadounidense puso fin al contrato en Dos Bocas. Con ello, Petróleos Mexicanos y la Secretaría de Energía designaron a la mexicana ICA Fluor y a la ítalo-argentina Techint para continuar con la construcción de los paquetes 4 y 6 de la refinería.

Cabe recordar que ICA Fluor ya está en el sitio luego de haber obtenido la adjudicación del paquete 1 en la construcción de la refinería, que consiste en la mayor planta combinada para elaboración de combustibles y la coquizadora para separación de productos, con el presupuesto más alto asignado hace un año entre las grandes contratistas para un solo paquete: de 50 millones de dólares.

Por su parte, Techint no pudo participar en la licitación de estas obras en 2019 ya que era acusada en un juicio en Italia por haber participado en la red de sobornos de la brasileña Odebrecht, al haber otorgado sobornos de 6.6 millones de euros a funcionarios de Petrobras.

Aunque se ha cuestionado respecto a estos cambios a la Secretaría de Energía, el organismo no ha emitido pronunciamientos, pero tampoco ha desmentido la información. Para el analista del sector energético mexicano, Ramsés Pech, la principal preocupación respecto al cambio de contratistas gira alrededor de los sobre costos que se pudieran generar en la inversión total de la refinería, porque además se han observado subejercicios importantes en los últimos 18 meses en el área de Transformación Industrial de Pemex, que bien podrían estas presupuestados para adelantos en la compra de equipos de las empresas que dejaron la obra y que por tanto podrían perderse.

Según los reportes de presupuesto de la petrolera estatal, de una inversión autorizada de 57,500 al 31 de diciembre de 2019 se ejercieron para proyectos de inversión física en Pemex Transformación Industrial únicamente 13,500 millones de pesos, mientras que al 30 de junio de 2020, de una inversión física de 69,500 millones de pesos sólo se han ejercido 20,700 millones de pesos, lo que implica que hay un subejercicio de 92,800 millones de pesos en los avances de inversiones físicas de la subsidiaria, monto equivalente a la cuarta parte del costo que tendrá la nueva refinería de Dos Bocas.

karol.garcia@eleconomista.mx