Ingenieros militares se suben al Tren Maya. El director del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), Rogelio Jiménez Pons, afirmó que la construcción de los tramos 6 (Tulum-Bacalar) y 7 (Bacalar-Escárcega), por parte de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), generará ahorros de hasta el 25% y que ya hay personal de la dependencia apoyando en tareas de evaluación de presupuestos y análisis de precios para las pre convocatorias de los tramos 3 y 4.

“El Ejército nos garantiza muchas cosas de calidad y rapidez en decisiones. Los ingenieros ya están con nosotros haciendo tareas de escritorio, porque los tramos que les toca comenzarán hasta el otro año”, comentó.

El 18 de marzo, el Presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que dos tramos (de los siete que implican el tren), con una extensión total de 541 km, una tercera parte de todo el proyecto, quedaban a cargo de la Sedena. El resto lo construirán empresas privadas. A la fecha, dos tramos (Palenque-Escárcega y Escárcega-Calkiní) ya fueron adjudicados y la próxima semana sucederá lo mismo con el tercero (Calkiní-Izamal).

El cuarto (Izamal-Cancún) se analiza adjudicar directamente a ICA debido a que esa empresa tiene la concesión de la autopista Mérida-Cancún, y el quinto (Cancún-Tulum) será el único que se realice en una licitación mixta, partiendo de una propuesta no solicitada que hizo el fondo de inversión BlackRock a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) para desarrollar una autopista en la zona referida.

“La verdad es que los ingenieros militares nos ayudan mucho. La Sedena tiene un ejército que saca rapidísimo los análisis de precios, por ejemplo. Es gente muy disciplinada y trabaja los fines de semana, lo que es gran ventaja tener 24 horas de actividad porque se avanza. Eso nos garantiza echarle montón y terminar en tiempo”, agregó el funcionario.

Sobre los tramos que les corresponden, precisó que la construcción iniciará hasta el próximo año porque ahora están “totalmente ocupados” en el aeropuerto de Santa Lucía, en el Estado de México, y de ahí llevarán sus máquinas al sureste del país.

También descartó que se pueda utilizar en la obra el basalto que se usó en el cancelado aeropuerto de Texcoco, porque al mezclarse con tezontle se contaminó.

¿Cuál es el fundamento legal de la participación de la Sedena?

Partimos del hecho de ambos que somos parte del Poder Ejecutivo. Nos ayuda mucho que se sumen son otros ojos porque se garantiza que las cosas se hagan como se deben hacer. Incluso, me dan cierta margen para centrar atención en el desarrollo de las estaciones y los polos en los que estarán involucrados los habitantes de las diferentes regiones.

El titular del Fonatur explicó que uno de los retos que debieron enfrentar en las primeras licitaciones de los tramos fue la ley de obra pública, que desde su punto de vista, es limitada y permite ciertas discrecionalidades que pueden generar corrupción, retrasos y sobre costos. “Tuvimos que hacer algunos ajustes, dentro de lo posible, para garantizar los trabajos al gobierno. Uno de ellos fue sumar cinco años de mantenimiento de las obras a cada consorcio ganador, que originalmente no estaban contemplados. En todo momento se garantiza el pago de los trabajos más allá de este sexenio”, agregó.

[email protected]