En agosto la actividad industrial en México creció 0.4% mensual, lo que resultó sorpresivo ante la estimación de una contracción del Indicador Oportuno de la Actividad Económica (IOAE) y pronósticos de variaciones negativas.

“(La) cifra que sorprendió notablemente frente al estimado central de -0.50% del IOAE y frente a nuestro pronóstico de -0.78%”, afirmó en un reporte Marcos Arias, analista del Grupo Financiero Monex.

El crecimiento del indicador estuvo impulsado por el sector de la construcción, que tuvo un avance de 1.9% y, en menor medida, por el sector de manufactura, que se expandió 0.2%, de acuerdo con cifras divulgadas ayer por el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi).

“El dato de hoy es una buena noticia para la economía, pues la debilidad del sector secundario era uno de los elementos de riesgo que percibíamos para el trimestre y hasta ahora no se han presentado contracciones. Incluso, el avance de julio fue revisado de 1.05% mensual hasta 1.15%, lo que muestra que la industria ha tenido una mucho mayor resiliencia que la esperada, sobre todo gracias a los avances en la construcción”, agregó Arias Novelo.

Al interior de las manufacturas se observó que 11 de las 22 ramas que componen el indicador tuvieron caídas, en donde destacaron las de los renglones de producción de equipo de transporte y de aparatos eléctricos, por el peso que tienen en el subsector.

En el primer caso se observó una caída de 0.9% y en el segundo, de 0.7%, lo que coincide con un mes más en el que el ensamble de manufacturas tecnológicas ha padecido la escasez global de semiconductores.

En lo que va del año, la actividad industrial ha mostrado una expansión de 9.4% en comparación con los primeros ocho meses del 2020, sin embargo, si la comparación se hace con relación al mismo lapso del 2019, aún se observa una caída de 4.6% respecto del nivel prepandemia.

empresas@eleconomista.mx