La legitimación de contrato colectivo de trabajo en Silao, Guanajuato -suspendida por la destrucción de votos- llegó al corporativo General Motors, luego de que Jerry Dias, presidente de la Unifor, el sindicato más grande del sector privado de Canadá, enviara un comunicado a Mark Reuss, presidente de la trasnacional automotriz, para comunicarle “la alteración de votos y ajuste de boletas” que se presentaron en la organización sindical de México.

Dias expuso que “los trabajadores automotrices mexicanos tienen derecho a ejercer una negociación colectiva libre y justa. Durante décadas, este derecho se les ha negado en forma sistemática a través de los así llamados “contratos de protección patronal” y los sindicatos formados ilegalmente”. En la misiva que también fue enviada a la secretaria de Trabajo y Previsión Social, Luisa María Alcalde Luján, se detalla el proceso de votación que se realizó el pasado 20, 21 y 22 de abril a cargo del sindicato de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) “Miguel Trujillo López”; el cual se encuentra suspendido por la autoridad laboral.

En un comunicado la STPS informó que en el recuento habrían de participar 6,494 trabajadores; por lo que se puso a disposición a 16 inspectores de la dependencia y 7 observadores del Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral; quienes detectaron que había material de votación destruido en el local sindical, donde estaba bajo resguardo, y pese a pedirle al Sindicato cetemista hacerse cargo de la documentación, estos se negaron a entregarla.

Por lo anterior, la STPS informó que se había suspendido el proceso de votación, que en el primer día contó 3,435 votos; dado que no había condiciones para su desarrollo e interpuso una denuncia penal ante la Fiscalía General del estado de Guanajuato para que se deslinde a los responsables de los hechos ocurridos.

Cabe señalar que bajo el acuerdo comercial de México con Estados Unidos y Canadá, se exige que los contratos de trabajo existentes sean avalados por los trabajadores, mediante votación; como también existen mecanismos de denuncia para los casos en los que se incumpla con el derecho de los trabajadores sobre la libertad sindical.

La Unifor hizo un llamado al gobierno de México para que tome cartas en este asunto de inmediato. A su vez, la Unifor solicitó a General Motors que denuncie las acciones realizadas por representantes de la CTM y que colaboren con las autoridades mexicanas tomando medidas proactivas para dar lugar a un voto libre, justo y secreto que sea dirigido por los trabajadores. Por lo anterior, en una misiva el pasado 7 de mayo, Mark Reuss, presidente de General Motors, respondió a los sindicalistas que la compañía condenaba las violaciones de los derechos laborales.

pilar.martinez@eleconomista.mx