El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) aprobó la convocatoria para la licitación pública para las dos nuevas cadenas nacionales de televisión en México, cuyas concesiones tendrán una vigencia de 20 años.

De acuerdo con el documento publicado este viernes en el Diario Oficial de la Federación (DOF), el IFT asignó los canales 29 y 38 a la ciudad de México y el valle de México; los 28 y 34 para Guadalajara y su área metropolitana y 21 y 45 para Puebla y Tlaxcala.

Además, el IFT palomeará a los participantes en la convocatoria, los cuales deberán dirigir su solicitud de opinión en Materia de Competencia Económica a la unidad correspondiente del Instituto, de acuerdo con el instructivo que dará a conocer a más tardar el próximo 9 de marzo del 2014 en su portal.

Los interesados deberán entregar la solicitud los días 16 y 17 de junio y serán notificados, por conducto de la Unidad de Competencia Económica, los días 8 y 9 de septiembre próximos.

Desde junio del 2012, la desaparecida Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) inició el proceso de licitación de TV abierta, cuyas bases de convocatoria fueron analizadas en noviembre de ese año.

En diciembre del 2012, el presidente Enrique Peña Nieto anunció que su gobierno licitaría dos nuevas cadenas de televisión abierta, objetivo que quedó plasmado con la reforma a la Ley de Telecomunicaciones, que dio 180 días al IFT para publicar las bases de licitación y la convocatoria correspondientes.

La creación de dos cadenas nacionales de televisión son han sido del agrado de la Cámara de la Industria de la Radio y la Televisión, que solicitó que una de las dos sea de tipo regional.

Según la CIRT, la licitación de varias estaciones regionales permitirá a los radiodifusores del país tener la posibilidad de participar y que además la ciudadanía cuente con opciones de televisión con contenidos locales y regionales que enriquecerían la oferta televisiva del país.

Especialistas del sector coinciden en que, con el agrupamiento de dos cadenas, se corre el riesgo de sesgar la subasta a grandes jugadores.

apr