La Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami) presentó en su informe mensual el análisis “Impacto de la Covid-19 sobre las mujeres en el mercado laboral”, en donde identifica que la afectación en este sector se dio de manera distinta según la actividad económica y si había o no presencia de niños en el hogar.

Incluso, el informe entregado a representantes del sector patronal y de trabajadores, destaca que la afectación ha sido desigual dependiendo de si el empleo es formal o informal, pues la caída en las horas trabajadas por personas en situación de informalidad presenta la mayor afectación.

Asimismo, señala que el empleo de las mujeres se redujo más que el de los hombres en abril, y durante mayo y junio se recuperó de manera similar al de los hombres. “Sin embargo, en julio se registra una nueva reducción y una recuperación posterior a un ritmo más lento. Mientras que, en el caso de las horas trabajadas promedio, la caída de las mujeres fue mayor a la de los hombres; posteriormente hay una recuperación más lenta y el ritmo se acelera en septiembre. En octubre se alcanza el nivel que se tenía en el primer trimestre del año”.

Datos para México muestran que antes de la pandemia el 40% de la PEA (Población Económicamente Activa) se encontraba integrada por mujeres, pero eran ellas quienes conforman el 56% del empleo en los sectores sociales.

Teletrabajo ayudó a 51% de mujeres

La Conasami que preside Luis Munguia, expone que si bien aquellos que trabajaban en sectores donde se podía laborar a distancia (teletrabajo) tuvieron menor probabilidad de perder su empleo. En este caso, las mujeres parecen encontrarse más en sectores que ofrecieron esa modalidad, ya que el 51% de estos trabajos eran ocupados por ellas.

Además, las mujeres sin hijos, en la modalidad de teletrabajo estaba el 52%; mientras que aquellas con hijos que mantuvieron su empleo a distancia fue el 48, por ciento.

Aquellas personas con título universitario fueron quienes menos perdieron su empleo, pero se puede observar que 45% de ocupados con título son mujeres.

En cuanto a las personas no disponibles, se observa que el número de mujeres bajo esta condición disminuye 9.5% en abril; de acuerdo con el informe de la Conasami “esto podría explicarse por una transición a la condición de disponibilidad; ante la pérdida de empleo y la necesidad de ingresos, las mujeres que se consideraban no disponibles pudieron haber cambiado de opinión”.

Esta situación se revirtió en julio, cuando el número de mujeres no disponibles supera el nivel del primer trimestre. “Una vez reiniciadas las actividades, aquellas mujeres que hubieran considerado tomar un trabajo regresaron a no considerarlo, y algunas más podrían haberse unido a esta condición ante la demanda de trabajo en el hogar adicional por la suspensión de clases”.

Finalmente, una condición que fue importante en determinar si las mujeres continuaban o no con su trabajo fue el cuidado de niños menores de 13 años. Las mujeres que no son madres de niños pequeños tienen mayor participación en el mercado laboral que aquellas que sí lo son.

kg