En mayo, el presidente Sebastián Piñera anunció una “nueva era espacial”, con la implementación de un Sistema Nacional Satelital de 10 equipos, ocho de ellos fabricados en nuestro territorio. La idea que se planteó es tener acceso a constelaciones internacionales de cerca de 250 satélites.

El ministro de Defensa de Chile, Baldo Prokurica, anunció la construcción de 10 satélites nacionales, de los cuales espera poner en órbita tres entre 2022 y 2024, con la ayuda del proyecto SpaceX, del magnate de la tecnología, Elon Musk.

De acuerdo con la información revelada por la cartera de Defensa de Chile, el nuevo sistema nacional le permitirá al país renovar el único satélite que tiene en órbita, y que cumplió su vida útil hace cuatro años. Con este avance en materia de innovación y tecnología, el proyecto buscará enviar al espacio los satélites Fasat Delta, Fasat Echo 1 y Fasat Echo 2. El titular de la cartera dijo que la implementación del nuevo Sistema Nacional Satelital es un informe notable al desarrollo científico y tecnológico del país. Además, anotó que el Sistema tendrá acceso a las constelaciones internacionales y la información de cerca de 250 satélites en órbita.

Para dar forma al proyecto, se puso en marcha una licitación internacional a través de los ministerios de Defensa y Ciencias y Tecnologías, junto a la Fuerza Aérea de Chile. Participaron 45 empresas, pero el vencedor fue el consorcio israelí ImageSat International (ISI), con un contrato de cinco años.

Esta empresa deberá poner en el espacio entre 2021 y 2024 los satélites Fasat Delta, Fasat Echo 1 y Fasat Echo 2. Los otros siete equipos más pequeños se lanzarán: uno en 2023, tres en 2024 y tres en 2025.