El Gobierno de Colombia, en cabeza del ministerio de Minas y Energía, anunció las nueve empresas ganadoras en la subasta de energías renovables, que adquirieron obligaciones de cerca de 800 nuevos megavatios (MW), en 11 proyectos en el país que requerirán inversiones por 3.3 billones de pesos (875 millones de dólares).

Canadian Solar Energy Colombia, Celsia Colombia, EDF Energy, Empresa Urrá SA, Empresas Públicas de Medellín (EMP), Enel Green Power Colombia, Fotovoltaico Arrayanes, Genersol SAS y Solarpack Colombia SAS fueron las firmas escogidas por las autoridades en la materia.

"Con esto podemos decir que en lo que va corrido del Gobierno con la subasta del cargo por confiabilidad que adjudicó proyectos solares y eólicos, por primera vez en la historia, con la subasta de 2019 y con esta nueva subasta ya hemos multiplicado por más de 100 veces la capacidad instalada de proyectos de energía renovable no convencional que encontramos en 2018", expresó el ministro de Minas y Energía, Diego Mesa.

Los 11 proyectos entrarán a generar energía en 2023, generando cerca de 4,700 nuevos empleos directos. De acuerdo con la gerente general de XM, María Nohemí Arboleda, los resultados de la subasta posibilitan la asignación de contratos de largo plazo por 796.3 MW.

"Estos nuevos recursos que provendrán de fuentes de energía no convencionales representaron un incremento de 4.3% de la capacidad efectiva neta del sistema, lo que sumado a los proyectos que ya se asignaron en subastas anteriores, permiten incrementar un poco más de 20% la capacidad proveniente de estas fuentes de energía", dijo.

Con la nueva subasta de energías renovables, el Ministerio de Minas y Energía aseguró que con la capacidad instalada en las obligaciones de 793.6 megavatios, ya se ha multiplicado por 100 la capacidad instalada de las fuentes no convencionales de energía renovable (FNCER), teniendo en cuenta la primera subasta del cargo por confiabilidad y la subasta de 2019.

Hay que tener en cuenta, además, que con el resultado de este mecanismo, se asignaron obligaciones que deberán comenzar a cumplir sus compromisos de suministro de energía a partir de enero de 2023, representando una reducción de 465 mil toneladas de CO2 al año. Los contratos, que tendrán un periodo de 15 años, se adjudicaron entre 9 empresas generadoras y 53 comercializadores, cerraron también con un precio promedio ponderado de asignación de $155.8 por kilovatio hora.

Jorge Valencia, director de la Creg, dijo que las obligaciones que hay en este proceso "son obligaciones contractuales de contratos de energía que se transan en el mercado mayorista". (con información de Reuters)