CRRC Zhuzhou Locomotive, China Railway Construction Corporation (CRCC) y Huawei son las tres empresas chinas que ya compiten con las españolas CAF y Talgo, las francesa Alstom y Thales, la canadiense Bombardier, la alemana Siemens, la suiza Stadler y la mexicana Ingeniería y Servicios ADM en la licitación para vender 43 trenes y los sistemas ferroviarios del Tren Maya.

Dicho concurso implica una inversión que ronda los 40,000 millones de pesos y es el más cuantioso del principal proyecto de infraestructura del gobierno de la 4T.

Este lunes, el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) recibió 1,976 preguntas, de las cuales menos del 7% (136) fueron de las firmas asiáticas (CRRC que recientemente ganó la modernización de la Línea 1 del Metro en la Ciudad de México hizo 83).

En cambio, CAF, que lideró el consorcio que vendió el material rodante para el tren México-Toluca, fue la que mayores cuestionamientos y sugerencias hizo: 487. Thales hizo 391, Siemens 328, Bombardier 271 y Alstom 245.

De acuerdo con el Fonatur, se esperaban unas 1,500 preguntas en la primera y única junta de aclaraciones planeada, que por su complejidad para responder se dividía en tres etapas, de tal suerte que el 18 de diciembre se responderán las primeras inquietudes y el ocho de enero se concluirá dicha etapa con la finalidad de presentar las propuestas técnica y económicas el 26 de abril.

El fallo de la licitación está previsto para el 26 de mayo. Sin embargo, CRRC con su experiencia en el sector, solicitó se modifique los plazos: “La convocatoria (se publicó) el día 24 de noviembre, los licitantes sólo disponen 10 días hábiles para analizar las bases y anexos, es un tiempo muy limitado. Se solicita que la entidad contratante extiende la fecha límite para la presentación de preguntas al día 15 de diciembre”.

Un proceso complicado

Por la magnitud de la licitación, el Fonatur difundió el mes pasado un proyecto de convocatoria en el que únicamente tres firmas hicieron comentarios: Bombardier, CAF y Alstom. Como parte de esta etapa, el coordinador de asesores técnicos de la dependencia, Leopoldo Zambonino dijo a El Economista:

“Hemos escuchado a las empresas y los tiempos ya establecidos se tendrán que cumplir. Inicialmente pensamos que la licitación podría concluir en cuatro meses, pero nos dijeron que se necesitaba más tiempo porque los alcances son muy grandes y se tiene que dar el tiempo adecuado para armar los consorcios y buscar los socios financieros, por ejemplo”, explicó.

Aun así, CAF pidió formalmente el lunes: Favor de indicar si el valor que se utilizará será la mediana de la investigación de mercado o el promedio de las ofertas presentadas en la misma licitación. En caso de utilizar la mediana de la investigación de mercado, favor de indicar si la misma se dará o no a conocer.

alejandro.delarosa@eleconomista.mx