El Ministerio de Comercio de China calificó este miércoles la nueva lista de aranceles estadounidenses como “totalmente inaceptable” y anunció que impondría contramedidas y entablaría una nueva queja en la Organización Mundial del Comercio (OMC).

“China está conmocionado por la medida de Estados Unidos, y el gobierno chino, como siempre, tendrá que reaccionar para defender los intereses fundamentales de nuestra nación y nuestro pueblo”, dijo en un comunicado.

China ha contraatacado a Estados Unidos con medidas restrictivas equivalentes en dos ocasiones, primero, un alza de tarifas que impactó en compras externas estadounidenses de productos chinos por 3,000 millones de dólares, y luego, otro aumento de aranceles por 36,000 millones de dólares.

Con las tensiones escalando rápidamente, el presidente de la Cámara de Medios y Arbitrios, Kevin Brady, instó al presidente Donald Trump y al presidente chino, Xi Jinping, el martes por la noche a “reunirse cara a cara para crear una solución que establezca una relación comercial justa y duradera entre nuestros dos países”.

Estados Unidos publicó el martes una lista de productos importados de China por 200,000 millones de dólares anuales a los que impondría un arancel de 10%, como resultado de las represalias comerciales establecidas por el gobierno del presidente Jinping, sobre mercancías estadounidenses.

Trump informó el pasado jueves que aplicará impuestos a la importación por otros 14,000 millones de dólares a bienes chinos en un par de semanas, para sumar 50,000 millones de dólares, por prácticas de robo de propiedad intelectual y transferencia forzada de tecnología.

“Llamamos a la comunidad internacional a trabajar juntos para salvaguardar las reglas del libre comercio y el sistema multilateral de comercio, y oponernos conjuntamente al hegemonismo comercial”, refirió el Ministerio de Comercio chino.

China ha presentado dos quejas a la OMC por los aranceles estadounidenses, tanto por los de acero y aluminio, que impactaron en productos chinos importados por 3,000 millones de dólares, como por los derivados de una investigación sobre robo de propiedad intelectual y otras prácticas ilegales, con una afectación por 36,000 millones de dólares.

Pero la OMC no puede remediar las diferencias comerciales entre Estados Unidos y China, afirmó este martes el embajador estadounidense, Dennis Shea, en una reunión del organismo, en Ginebra, Suiza.

“Dado el rol muy amplio y creciente de China en el comercio internacional y el grave daño que causa a los socios comerciales de China su enfoque mercantilista en comercio e inversión, este ajuste de cuentas ya no puede posponerse más”, dijo.

“Está claro, además, que la OMC actualmente no ofrece todas las herramientas necesarias para remediar esta situación”, añadió en la reunión para la revisión de las políticas comerciales chinas.

El creciente poder económico y la política de apertura de China lo han llevado a implicarse cada vez más en instituciones económicas globales, asumiendo compromisos económicos con el resto del mundo para apuntalar tanto su estrategia de reforma económica como su política exterior.

Se proyecta que China gastará más de 1 billón de dólares en iniciativas internacionales como el proyecto One-Belt, One Road y la creación de dos bancos de inversión: el Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (AIIB) y el Nuevo Banco de Desarrollo (NDB).

Pero, desde la perspectiva estadounidense, China no compite con el suelo parejo. Por ejemplo, está buscando desarrollar su industria de semiconductores agresivamente con inversiones en el extranjero, especialmente en Estados Unidos, y pretende restringir el acceso de las empresas globales al mercado chino de semiconductores.

El Partido Comunista chino, según un análisis del Congreso estadounidense, creó fondos gubernamentales para financiar adquisiciones extranjeras que aceleran el desarrollo de alta tecnología de China, incluidos 107,500 millones de dólares en fondos de inversión de semiconductores nacionales y regionales establecidos por el Ministerio de Industria y Tecnología de la Información en el 2014.

rmorales@eleconomista.com.mx