Ante presiones empresariales, los senadores pospusieron para el lunes la discusión de la ley de transición energética, por lo que el presidente Enrique Peña Nieto no podrá llegar con la aprobación de este ordenamiento en la COP21, que arranca el lunes en París, Francia.

El presidente de la Comisión de Energía del Senado, David Penchyna, citó para el lunes, con el fin de abordar la minuta que obliga a empresarios y al sector público a cumplir con las metas del consumo de energía eléctrica con una proporción creciente de generación de energías limpias; además, establece multas que van desde 700 pesos a los usuarios con un patrón de alto consumo de energía que proporcionen información falsa sobre este consumo hasta sanciones por 5 millones 250,000 pesos para el suministrador de electricidad o distribuidor de gas natural que niegue el servicio de cobranza derivado de los convenios a los que estarán obligados. Las multas se duplicarán en caso de reincidencia.

Tras cuatro horas de retraso, los integrantes de la Comisión de Energía y algunos de la Comisión de Estudios Legislativos se reunieron para abordar la ley pero decidieron postergar el encuentro por temas encorchetados.

Al Senado llegaron cabilderos del sector industrial y la perredista Dolores Padierna dijo que Penchyna mismo le había hecho saber que había presiones de los empresarios por el tema de certificados de energías limpias. El priista lo negó y dijo que el que acusa debe probar.

Los panistas no negaron la presencia de cabilderos. Salvador Vega destacó que el PAN analiza alargar los tiempos que establece el artículo tercero transitorio que precisa que la Secretaría de Energía fijará como meta una participación mínima de energías limpias en la generación de energía eléctrica del 25% para el año 2018, del 30% para 2021 y del 35% para 2024 . Cabe destacar que en la Cámara de Diputados se eliminó la meta de 50% para el 2050.

La minuta a discutir la próxima semana incluye una estrategia de obligaciones de energías limpias, aprovechamiento sustentable de la energía y mejora en la productividad energética. La estrategia deberá contener un componente de largo plazo para un periodo de 30 años y uno de mediano plazo para un periodo de 15 años que deberá actualizarse cada tres años.

Las metas de energías limpias establecidas en la estrategia constituyen porcentajes mínimos en relación con el total de generación de electricidad en México. La matriz energética que resulte de las metas planteadas, deberá ser la base de cumplimiento para los bienes consumidos en territorio nacional . A esto estarán sometidos los integrantes de la industria eléctrica en general, así como los usuarios calificados participantes del mercado eléctrico mayorista, sean de carácter público o particular.

[email protected]