Las Vegas, EU. La conducción autónoma y la hiperconectividad de los automóviles conforman la tendencia que llegó para quedarse en la mayor exhibición de productos electrónicos de consumo en el mundo, el Consumer Electronics Show (CES), en lo que se convertirá uno de los mayores pilares de negocios en la llamada era del Internet de las cosas.

En el primer día de actividades de la edición 2016 de la feria tecnológica, fueron protagonistas las sinergias de los fabricantes automotores tradicionales y las empresas tecnológicas para llevar a las calles y carreteras experiencias de movilidad inéditas, además de eficientes, placenteras y seguras.

Al iniciar la jornada, Ford y Amazon anunciaron una alianza para que los automóviles se conecten a las casas inteligentes a través de un asistente de voz virtual.

Mark Fields, CEO de Ford presentó al dispositivo Echo, soporte de hardware de Alexa, el asistente virtual a través del cual los automovilistas podrán activar funciones objetos dentro de una casa inteligente, tales como encender luces, abrir puertas o manipular electrodomésticos mediante comandos de voz. Hoy anunciamos que trabajamos con Amazon para vincular nuestros vehículos con Alexa para la casa conectada de Echo , dijo el ejecutivo.

Según estimaciones de Gartner para el 2020 habrá 250 millones de coches conectados a través de dispositivos como éste. Pero también para ese año se estima que será lanzado al mercado el primer vehículo completamente autónomo, equipado con una compleja red de sensores para prever eventualidades en el camino y reaccionar eficientemente ante ellas.

Lo anterior será posible gracias a implementos como el anunciado por el fabricante de chips Nvidia: una nueva computadora con el poder de procesamiento de 150 MacBook Pro, necesario para controlar el masivo volumen de datos de los sensores de los automóviles sin conductor. Volvo será la primera armadora en integrar la computadora del tamaño de una lonchera en un prototipo autónomo.

Pero para la previsión de rutas y navegación de los vehículos será necesaria también la recopilación en tiempo real de información sobre las calles y autopistas, para lo cual General Motors forjó ya una alianza con la empresa israelí Mobileye, quien manufactura cámaras de video que ayudan a procesar información vial. Los sistemas de esta firma permiten crear los mapas en alta definición y en tiempo real de los caminos que se requieren para la conducción autónoma.

En la misma línea, Volvo y Ericsson diseñaron el nuevo Concept 26, un coche autónomo que contará con pantallas para el video vía streaming. La idea de Volvo es utilizar la tecnología de Ericsson y crear experiencias de visualización personalizadas.

En cuanto a sensores, los vehículos contarán con cámaras, radares y un sistema llamado Lidar que ayudará al vehículo a ver lo que está a su alrededor y evaluar qué hacer. Así, uno de los anuncios más importantes vendrá de Quanergy, que develará los láseres Lidar capaces de detectar lo que está alrededor del automóvil, sin importar si hace buen clima o no.

[email protected]