México observará un freno en las nuevas inversiones de la industria automotriz para los próximos años, luego de que se restringió el mercado de exportación de autos hacia Brasil con la transición del Acuerdo de Complementación Económica (ACE) 55, nicho que venía registrando gran potencial de crecimiento en el último año, estimó Guido Vildozo, director adjunto de IHS Automotive.

El especialista de la consultoría internacional descartó que los planes de inversión ya anunciados por las armadoras como Nissan, Mazda y Honda se vean afectados por el límite a las exportaciones de México a Brasil, ya que algunas consideran redireccionar su producción al mercado de América del Norte.

México va entrar en proceso de stand by a consecuencia de la medida, porque deben haber varias empresas que estén redelineando el plan o la estrategia que tenían inicialmente. Hay que ajustar ese plan a una nueva realidad , alertó.

Al participar en el X Congreso Internacional de la Industria Automotriz en México, el directivo de IHS Automotive advirtió que el panorama se podría complicar para nuestra nación si es que las empresas brasileñas no recuperan competitividad y la moneda carioca (real) se mantiene apreciado hacia finales del 2014.

No debería sorprendernos que Brasil solicite una nueva revisión del ACE55 en el 2015, una vez que concluya el acuerdo en materia automotriz alcanzado con México el pasado 15 de marzo… Pero existe el riesgo para las inversiones que van a venir, porque limitaría el perfil que tiene México de adónde se debe crecer hacia América Latina , acotó.

De entrada, este año México dejará de exportar 42,000 vehículos a Brasil en este año.

NO AL PROTECCIONISMO: SE

El gobierno federal no apostará por una política de subsidios para impulsar las exportaciones mexicanas de vehículos al mercado brasileño, sentenció José Antonio Torre, subsecretario de la Competitividad de la Secretaría Economía (SE).

Ante empresarios de la industria automotriz, el funcionario confió que en el 2015 México y Brasil regresen al libre comercio como lo dicta el ACE 55 en materia automotriz y, mientras tanto, nuestro país trabajará por reducir costos de los energéticos para competir con mayores ventajas.

Sostuvo que México aparentemente empieza a recuperarse y mejorar sus índices de competitividad que desde el 2008 presentó un declive, pero la fortaleza macroeconómica empieza a brillar para alcanzar un crecimiento económico de 3.5% para este año, mayor al estimado para la economía carioca.

El sector distribuidor de vehículos de México prevé que en el 2015 alcanzará las ventas similares a las obtenidas en el 2006, considerado este año como el nivel de comercialización más alto de la historia del sector, de 1 millón 139,000 unidades.

Así lo estableció Guillermo Prieto Treviño, director ejecutivo de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores, bajo una condición de que las ventas mantengan un ritmo ascendente en los próximos meses.

México va entrar en proceso de stand by a consecuencia de la medida, porque deben haber varias empresas que estén redelineando el plan o estrategia que tenían inicialmente. Hay que ajustar ese plan a una nueva realidad .

OTRA DE BRASIL: QUIERE ELEVAR ARANCELES HASTA 180%

Brasil pidió a la Organización Mundial del Comercio (OMC) que le permita elevar de 35 a 180% el tope máximo de aranceles que puede fijar a las importaciones, un planteamiento que no contó ayer con el apoyo de Pascal Lamy, director general de ese organismo.

En la víspera, Roberto Azevedo, embajador brasileño ante la OMC, afirmó que Brasil quiere un mecanismo de alivio para afrontar la apreciación del real, tras argumentar que el tipo de cambio ha contribuido al incremento de importaciones de bienes de consumo en ese país.

Hicimos un cálculo el año pasado que mostró que Brasil necesitaría una tarifa de importación de 180% para dar la misma protección que la tasa de 35% ofrecida antes de la Ronda de Doha , declaró Azevedo.

Al tiempo que aumenta sus ingresos por exportaciones de materias primas, Brasil reporta un creciente déficit comercial en el sector industrial, afectado por el encarecimiento de su planta productiva y su rezago en competitividad.

El sistema de la OMC, sus políticas y reglas no podrán resolver las cuestiones macroeconómicas que están en el núcleo de los comportamientos de las divisas en todo el mundo , replicó Lamy, en un mensaje difundido en el marco de un seminario sobre el efecto de los tipos de cambio en el comercio.

Para que Brasil pueda aumentar el tope de sus aranceles tendría que haber un consenso entre los 157 estados miembro de la OMC.

[email protected]