La Comisión Federal de Electricidad (CFE) colocó un segundo bono amortizable en el mercado Formosa de Taiwán, por 727 millones de dólares a un plazo de 30 años. El bono, con vencimiento en marzo del 2048, otorga al inversionista un rendimiento al vencimiento de 5 por ciento.

Con esta transacción, la CFE se convierte en emisor mexicano recurrente en el mercado de bonos Formosa, dando continuidad a su presencia en los mercados internacionales de renta fija y con acceso a una tasa menor que la obtenida en su primera emisión.

El mercado de bonos Formosa exige una calificación de al menos “BBB+” en escala internacional. En los últimos años, el mercado Formosa ha crecido por su amplia liquidez y atraído la participación de emisores internacionales con solidez financiera.

El bono cuenta con la calificación internacional “BBB+” emitida por las agencias calificadoras Standard & Poor’s y Fitch Ratings y “Baa1” por parte de Moody’s. Los agentes estructuradores fueron Barclays y Morgan Stanley, y el agente colocador fue HSBC.

Esta colocación forma parte del programa regular de financiamiento de la CFE para el 2018, aprobado por el Consejo de Administración de la CFE, explicó la estatal eléctrica. Con los recursos de la colocación del bono se financiarán proyectos de infraestructura eléctrica.

En junio del año pasado, la CFE se convirtió en el primer emisor mexicano y primer corporativo de América Latina en colocar deuda en el mercado de bonos Formosa. Entonces, la CFE colocó otro bono amortizable en el mercado Formosa de Taiwán, por 750 millones de dólares a un plazo de 30 años y con vencimiento en junio del 2047, con el que se otorgó al inversionista un rendimiento al vencimiento de 5.15 por ciento.

Al tercer trimestre del año pasado, el saldo de la deuda de la CFE ascendió a 17,094 millones de dólares, de los cuales 38% corresponde a Proyectos de Inversión de Infraestructura Productiva con Registro Diferido en el Gasto Público (Pidiregas) y el resto, a deuda documentada en los mercados.

A su vez, del saldo total 46%, que son 4,859 millones de dólares, corresponde a deuda adquirida en el mercado nacional y de la cual 3,471 millones de dólares son a un plazo mayor a 15 años y el resto, a corto plazo. En tanto, en los mercados internacionales la CFE tiene compromisos por 5,731 millones de dólares, de los cuales sólo 375 son a un plazo menor a cinco años y el resto corresponde también a endeudamiento de largo plazo.

La semana pasada, la CFE  informó que recaudó 16,388 millones de pesos (873 millones de dólares), incluyendo la opción de sobreasignación, mediante la colocación de un fideicomiso de inversión especializado en el sector eléctrico, conocido como Fibra E. En la puja participaron inversionistas institucionales, banca privada y fondos de inversión de México, EU, Canadá, Australia y Europa.