En caso de que no se logren acuerdos con Estados Unidos, México debe reaccionar con una política “espejo” arancelaria, Carlos Salazar Lomelín, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), aunque reconoció que esto generará un clima de incertidumbre para las inversiones.

“Creemos que la política comercial mexicana deberá tener una política espejo y tendremos que reaccionar, y tendremos que hacerlo de forma inteligente como se hizo cuando se le impusieron aranceles al acero y aluminio”, estableció el líder del sector empresarial que se encuentra reunido en Baja California, pues dijo que el CCE participará en la convocatoria del Presidente de México.

Mencionó que no tiene claro cuáles son los productos que estarán en la lista arancelaria para imponer a las importaciones de Estados Unidos, pero “esperemos que la autoridad (Secretaría de Economía) decida una estrategia inteligente en este marco”.

En conferencia Salazar Lomelín dijo que serán las propias empresas quienes asuman el impacto del 5% arancelario, aunque lo preocupante es el ánimo de incertidumbre que se crea hacia el futuro y “eso desalienta la inversión”.

Aun cuando esto pueda estar compensado, porque los dólares exportados valen más pesos, debido a que ha sufrido una devaluado en los últimos días, en más del 5%, el impacto no es económico, sino la certidumbre que se pueden dar a las inversiones futuras y esta es nuestra preocupación hacia delante, acotó el presidente del CCE.

abr