Un quinto satélite sino-brasileño, destinado a vigilar la deforestación de la Amazonia, fue lanzado con éxito este domingo desde China, anunció un medio estatal.

El lanzamiento del satélite CBERS-4 se produjo a la hora programada, las 11H26 hora local (03H26 GMT), desde la base de Taiyuan, en la provincia de Shanxi (norte), y fue "puesto en la órbita prevista", indicó la agencia oficial Xinhua.

El presidente de China, Xi Jinping, y su homóloga brasileña, Dilma Rousseff, se comprometieron este fin de semana a fortalecer la cooperación bilateral en materias científicas y tecnológicas para el beneficio de los dos países.

Ambos mandatarios recalcaron este consenso en sus respectivos mensajes de felicitaciones, intercambiados con motivo del lanzamiento del satélite CBERS-4, desarrollado conjuntamente por China y Brasil y que fue enviado al espacio este domingo desde la base de Taiyuan (norte de China) a bordo de un cohete Gran Marcha-4B.

En su mensaje, el presidente Xi afirmó que el programa de Satélites de Recursos de la Tierra China-Brasil (CBERS, por sus siglas en inglés) ha establecido un exitoso precedente para que países en vías de desarrollo lleven a cabo su cooperación en las industrias espaciales.

En los últimos años, el referido programa ha producido fructíferos resultados, mejorando el nivel de la ciencia y la tecnología en ambos países, lo que ha supuesto una gran contribución al desarrollo socioeconómico en China y Brasil, dijo Xi.

La misión de este domingo es el vuelo número 200 de la serie Gran Marcha desde el 24 de abril de 1970, lo que demuestra los últimos avances logrados en la cooperación científica y tecnológica bilateral, destacó Xi.

El presidente chino expresó su deseo de que los dos países puedan poner en marcha, de manera activa, el plan de cooperación espacial bilateral, el cual arrancó hace una década, fomenten la innovación tecnológica, enriquezcan mucho más el contenido de la asociación estratégica integral entre China y Brasil, y lleven beneficios a las dos naciones.

Por su parte, la presidenta brasileña Rousseff afirmó que el programa CBERS demuestra el potencial de cooperación del que disponen países en vías de desarrollo en los ámbitos de la ciencia, la tecnología y la innovación.

El programa también cuenta con un significado histórico, ya que Brasil y China compartirán las imágenes satelitales con países africanos y latinoamericanos, siguiendo el espíritu de la Cooperación Sur-Sur, añadió.

El lanzamiento del satélite CBERS-4 constituye un gran estímulo para el desarrollo de la asociación estratégica integral Brasil-China, y la parte brasileña apoyará con firmeza el programa CBERS, concluyó Rousseff.

El satélite fue desarrollado en un 50% por Brasil y pesa unas dos toneladas.

El coste del lanzamiento se evalúa en 30 millones de dólares, a repartir entre los dos países, según indicó previamente a la AFP el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE, por sus siglas en portugués) de Brasil, que este domingo dio parte también del lanzamiento.

Dicho lanzamiento se produce menos de un año después del del CBERS-3, que no alcanzó la órbita prevista a causa de un mal funcionamiento del vehículo lanzador, el cohete chino Larga Marca 4B, el 9 de diciembre de 2013.

(Con información de AFP)

abr