Brasil pidió balancear el comercio con México, pero su planteamiento ocurre luego de 13 años consecutivos de haber obtenido un superávit en el intercambio bilateral por un monto acumulado de 27,151 millones de dólares.

De 1998 al 2010, Brasil registró superávit comerciales con México y sólo fue hasta el periodo de enero a noviembre del 2011, último dato disponible, cuando esa tendencia se revirtió, con un saldo de 129 millones de dólares del lado mexicano.

La petición de Brasil consiste en renegociar el Acuerdo de Complementación Económica No. 55 (ACE 55), firmado en el 2002 y a través del cual los automóviles comercializados entre ambas naciones no pagan aranceles desde el 2007.

Este acuerdo le brindó a México una ventaja adicional desde que a partir de enero pasado las aduanas brasileñas cobran un arancel de 30% a los automóviles que no tengan por lo menos 65% de contenido nacional, una regla a la que no se someten las ensambladoras mexicanas.

Vamos a iniciar la próxima semana un proceso de negociación de los nuevos términos del acuerdo (ACE 55) , afirmó Fernando Pimentel, ministro de Desarrollo, Industria y Comercio de Brasil.

El anuncio oficial, realizado en Brasilia el viernes pasado, se dio a unos días del inicio programado de la negociación de un acuerdo comercial más amplio entre las dos mayores economías de América Latina.

Nosotros estaremos, al igual que con Brasil, con todos los demás países, muy abiertos a analizar cualquier preocupación que tengan , replicó Bruno Ferrari, secretario de Economía.

QUÉ INCLUYE EL ACUERDO

El ACE incluye la liberalización de 104 autopartes, entre ellas asientos, motores, convertidores, cables y bombas.

Según el gobierno brasileño, México obtuvo un superávit de más de 1,550 millones de dólares en el intercambio de productos automotrices en el 2011. En el acumulado hasta septiembre de ese año, las exportaciones mexicanas sólo de automóviles fueron por 1,236 millones de dólares, mientras que las importaciones de ese producto sumaron 250 millones de dólares.

Llegamos a estudiar la posibilidad de aplicar la cláusula de ruptura prevista en el acuerdo en caso de que no avancemos en las negociaciones, pero estamos seguros de que lograremos un nuevo acuerdo , dijo Pimentel.

Agregó que Brasil quiere aumentar el contenido regional en la producción de vehículos para tener derecho a preferencias arancelarias o incluir en el acuerdo la liberalización de camiones, autobuses y vehículos utilitarios.

La renegociación del ACE 55 fue acordado en una conversación telefónica entre los presidentes de México, Felipe Calderón, y de Brasil, Dilma Rousseff.

[email protected]